Alto superávit brasileño no le alcanza para pagar su deuda

A pesar de ese esfuerzo fiscal sin precedentes, lo ahorrado por el sector público no fue suficiente para pagar todas las cuentas y el saldo final es deficitario

Por
28deNoviembrede2005a las15:17

 El sector público brasileño ahorró entre enero y octubre pasados casi 43.000 millones de dólares, uno de los mejores resultados en sus cuentas fiscales, pero ese superávit primario no basta para pagar su deuda, informó hoy el Banco Central.

En octubre el sector público no financiero presentó un superávit de 8.600 millones de reales (unos 3.891 millones de dólares), el mejor resultado para este mes desde el inicio de la serie estadística en 1991, dijo el banco emisor en un informe mensual.

El superávit acumulado en 10 meses alcanzó a 95.100 millones de reales (42.860 millones de dólares al cambio de hoy), equivalentes al seis por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

En igual período de 2004 ese saldo fue 78.000 millones de reales (unos 35.294 millones de dólares de hoy), el 5,4 por ciento del PIB, destacó el banco.

Ese "superávit primario" representa la diferencia entre gastos e ingresos del sector público antes de deducir los montos destinados a pagar intereses de deuda pública interna y externa.

El indicador es la principal referencia de los mercados financieros para medir la solvencia y liquidez del Estado brasileño para cumplir con sus compromisos de deuda.

"El gobierno central, los gobiernos regionales (estados) y las empresas estatales registran mejoras en el superávit acumulado respecto al año anterior, tanto en valores absolutos como en valores relativos", destacó el informe.

Mantener un amplio superávit fiscal es la piedra angular de la política económica brasileña, calificada como ortodoxa y conservadora tanto por adversarios como por aliados del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

Según los críticos, este ahorro es obtenido gracias al freno de inversiones en infraestructura, servicios, salud y educación. El propio gobierno se había planteado una meta más modesta, de un superávit primario de 4,25 por ciento del PIB, casi un punto porcentual por encima de lo recomendado al país por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero, a pesar de ese esfuerzo fiscal sin precedentes, lo ahorrado por el sector público no fue suficiente para pagar todas las cuentas y el saldo final es deficitario.

Tras deducir los montos pagados en intereses, en octubre las cuentas finales del sector público fueron deficitarias en 4.800 millones de reales (unos 2.171 millones de dólares).

Entre enero y octubre el Gobierno pagó 133.500 millones de reales (unos 60.407 millones de dólares) en intereses. La cifra superó en 25,5 por ciento los 95.284 millones de reales (unos 43.114 millones de dólares) pagados en los primeros 10 meses de 2004.

Debido este aumento de los gastos por intereses de la deuda el sector público arrojó un déficit acumulado de 38.436 millones de reales (unos 17.391 millones de dólares).

El déficit acumulado del año hasta octubre equivale al 2,4 por ciento del PIB, frente al dos por ciento registrado en los primeros 10 meses del 2004.

Esto significa que a pesar del mayor ahorro, el sector público brasileño necesita endeudarse para poder pagar el servicio de la deuda antigua. Ese déficit nominal fue financiado en parte con la emisión de 17.500 millones de reales de deuda nueva (unos 7.918 millones de dólares), explicó el emisor.

Según el informe, la deuda pública neta del se ubicó en octubre pasado en 979.100 millones de reales (unos 443.000 millones de dólares), equivalente al 51 por ciento del PIB.

Temas en esta nota

    Load More