Maquinaria: crece mercado regional en Brasil

Brasil se ha convertido en uno de los países de referencia para la fabricación de tractores y maquinaria agrícola.

30deNoviembrede2005a las08:28

Brasil se ha convertido en uno de los países de referencia para la fabricación de tractores y maquinaria agrícola. Los principales grupos industriales disponen de fábricas en este país, desde donde no sólo suministran al mercado local, sino a todo el regional, e incluso al europeo, especialmente en el apartado de cosechadoras de cereales. Según informa la publicación especializada «Comercio Rural», el mercado brasileño no es el de los grandes tractores, sino el de las potencias medias, y su volumen de negocio es relativamente pequeño si se compara con la dimensión del país.

Cuando se aborda cualquier análisis de mercado relacionado con Brasil, hay que considerar desde el principio que, más que un país se está estudiando un continente, con una superficie mayor que el conjunto de los países europeos. Esto origina grandes diferencias entre regiones.

Sin embargo, con una superficie cultivada de cerca de 60 millones de hectáreas, la demanda de tractores agrícolas es relativamente baja, si se compara con lo que sucede en los países europeos de tipo medio. Se estima que, en la actualidad, el número de tractores de ruedas que trabajan en Brasil es de menos de 390 000 unidades, con un índice de mecanización de 154 ha cultivadas por tractor.

Utilizando datos del Anuario de la Industria Automovilística Brasileña, publicados por la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores -Anfavea (www.anfavea.com.br)-, se pueden analizar las características del mercado de tractores de ruedas en Brasil y también la producción del conjunto de las fábricas de las empresas integradas en esta asociación.

• Comienzos

La fabricación de tractores en Brasil se inicia en 1960, cuando el gobierno brasileño acepta diez solicitudes para fabricar tractores; entre ellas, las de Deutz, Fendt, Ford, Massey Ferguson y Valtra. La congelación de precios establecida en 1964 para controlar la inflación, a la vez que se dejaba de financiar la compra de tractores, hace que la mitad de las fábricas de tractores de Brasil ( Deutz, Fendt y Ford) cierre, quedando como competidores CBT (Oliver), Massey Ferguson y Valtra.

En la década de los ''70 se produce un fuerte incremento, hasta llegar a 58.300 tractores/año, de los que menos de un millar procedía de la importación. A partir de este período, se produce una caída de ventas, con muy fuertes oscilaciones que marcan las diferentes crisis económicas del país y de su agricultura. Se puede apreciar que el mercado se atiende con productos de fabricación nacional, a la vez que, a partir de 2000, se incrementa considerablemente la producción con fines de exportación.

Analizando por separado lo que ha sucedido en el mercado brasileño de tractores de ruedas durante los últimos 15 años, se observa que se está produciendo un incremento del mercado interno, aunque este crecimiento es mucho mayor en lo que se refiere a la producción, lo que ha convertido al país en un claro exportador, de la mano de las empresas que dominan el mercado mundial del tractor agrícola.

Se pone claramente de manifiesto que, para vender tractores en Brasil, hay que fabricar en el país, ya que hay un fuerte proteccionismo, a la vez que el comprador elige preferentemente productos fabricados en la Argentina.

Después de un incremento del mercado que permitió superar las 30.000 unidades vendidas en 2002, posiblemente como consecuencia del «programa de fomento de la maquinaria agrícola» (Moderfrota) y de los buenos precios de los productos agrícolas en el mercado mundial, se ha producido una ligera caída de las ventas en el mercado interior, que parece que se mantiene en el momento actual.

• Expansión

Sin embargo, la producción sigue creciendo, superando las 50.000 unidades por año,

Temas en esta nota