Desaliento por el alza de las retenciones.

Ganaderos del partido de Rauch dicen que el aumento dispuesto por el Gobierno les quita incentivo para producir...

05deDiciembrede2005a las08:48

Sostienen que caerán las inversiones y se resentirán los planes para lograr una mayor oferta.

Y que la medida es inoportuna

También se quejan del límite en el peso de faena

Rauch.- Dicen que habrá menos vacas, que caerán las inversiones en pasturas, molinos, mangas y alambrados y que se resentirán los planes que se habían trazado con el fin de lograr un mayor volumen de carne, justamente lo que el Gobierno pretende para que baje la presión inflacionaria de este producto sensible para la canasta alimentaria.

El objetivo del Gobierno al aumentar las retenciones a las exportaciones de carne era provocar un aumento de la oferta en el mercado interno. Por el contrario, los ganaderos de esta zona, distante menos de 300 kilómetros de Buenos Aires, señalan que esta medida les ha quitado el entusiasmo por producir.

"Nos cortan las piernas"

"Una vez que el sector se ponía lindo, nos cortan las piernas", dijo Cristian Bagnardi, ganadero de esta región con más de 1000 productores, 500.000 animales y donde la agricultura ocupa el 10% de las 435.526 hectáreas del partido.

Para esta localidad de 15.000 habitantes, donde la mayor parte de la población está ligada directa o indirectamente al campo, la decisión 99.72%del Gobierno llegó en un momento en que los ganaderos están en pleno servicio con sus vacas de cría, decidiendo los terneros que producirán el próximo año y los novillos del siguiente. En suma, cosas que influyen para que haya o no más carne en el mercado doméstico.

"Hay una gran incertidumbre entre los productores de la zona, que está llevando a menos inversiones en mangas, molinos y alambrados, por ejemplo", expresó José Luis Etchanchú, presidente de la Sociedad Rural de Rauch.

Fabián Celiberti, gerente de la Cooperativa Agropecuaria e Industrial de Rauch, hizo una radiografía de lo que allí ocurre con la comercialización de insumos. "Se han paralizado las ventas de postes, alambrados y varillas", dijo.

En diálogo con algunos productores de la zona, LA NACION escuchó una y otra vez expresiones de desazón por la medida del Gobierno entre quienes ya dicen sentirse afectados por otra decisión de las autoridades económicas: prohibir la faena de animales con menos de 260 kilos.

Ese límite, impuesto hace unos meses, puso en jaque un negocio que había despuntado aquí: la producción de terneros gordos con 230/240 kilos para el consumo interno.

"Con estas cosas se tiende a producir menos, cuando se necesitan inversiones. Es que no sabemos cuál puede llegar a ser la próxima medida del Gobierno", afirmó Alfredo Giusti, otro productor de la zona.

Elbio Laucirica resumió el estado de ánimo de los ganaderos en pocas palabras. "Nos están afectando la posibilidad de producir", dijo. Por su parte, José Luis Iturralde agregó: "Nos llevan la renta". Según comentan por aquí, los valores que hace diez días se pagaron en un remate de hacienda podrían haber sido más altos si no hubiera existido el anuncio del discutido aumento de las retenciones a la exportación de carne. "El remate podría haber tenido aún mejores precios", indicó Giusti.

Sentado enfrente de él, Iturralde añadió: "Hay gente que no está convalidando mejores precios por miedo".

Reflejo del mal humor

En el último remate, a Roberto Goyeneche le pasó algo que refleja el mal humor que hay en el sector. Vendió en 150 pesos menos la ternera para invernada de 220 kilos que en 2004 había comercializado en 650 pesos. "Al macho lo pude vender en el mismo valor, pero no me pasó esto con la hembra", indicó.

"En vez de tener más vacas, vamos a tener menos. Rechazamos las retenciones porque son anticonstitucionales; hay que dejar libre a la producción", añadió el productor Carlos Miquelarena.

Temas en esta nota