Detectan otro foco de aftosa en el estado brasileño de Paraná

El brote afecta a un establecimiento con más de dos mil animales, ubicado en el distrito fronterizo con la Argentina y Paraguay

Por
07deDiciembrede2005a las09:07

Un primer foco de fiebre aftosa fue confirmado en el estado brasileño de Paraná (sur) en una hacienda con 2.212 animales, informó el Ministerio de Agricultura y Pecuaria en una rueda de prensa, mientras autoridades locales niegan la existencia de la enfermedad.

La propiedad se encuentra dentro de una zona de once fincas que están bajo control sanitario desde noviembre pasado, cuando se informó de cuatro posibles focos que no llegaron a ser confirmados, según el Ministerio.

Paraná, fronterizo con Argentina y Paraguay, es vecino al estado de Mato Grosso do Sul, donde entre octubre y noviembre pasados fueron confirmados 21 focos de la fiebre aftosa, lo que provocó un embargo de 50 países a las carnes brasileñas y pérdidas por unos 300 millones de dólares en exportaciones.

El secretario de Defensa Agropecuaria del Ministerio de Agricultura, Gabriel Alves Maciel, dijo que el foco está ubicado en el municipio de Sao Sebastiao da Moreira, donde ya hay barreras sanitarias a causa de las sospechas previas.

Esta vez se trata de un brote diferente, no la confirmación de alguna de esas cuatro sospechas, aclaró el portavoz del Ministerio. "Nuevos hechos relacionan la vinculación epidemiológica y sorológica positiva. Por eso reconocemos la situación como caso de fiebre aftosa", manifestaó Maciel.

Todos los animales de la propiedad fueron estudiados, incluidos 200 provenientes de Mato Grosso do Sul. De ellos, el 22 por ciento reaccionó a las pruebas de sueros hechas en el laboratorio, explicó el Ministerio en un comunicado posterior a la rueda de prensa.

Maciel afirmó que la confirmación del foco no deberá ampliar el impacto económico ya sufrido por Paraná, pues el 90 por ciento de los países que cerraron sus mercados a la carne brasileña ya había incluido a este estado vecino a Mato Grosso do Sul.

El gobierno de Parana tendrá que decidir el destino del rebaño, que podría ser sacrificado y enterrado o llevado a mataderos para ser aprovechado en la zona sin transportar la carne fuera de los municipios bajo vigilancia sanitaria.

"Si optan por el sacrificio de los animales, el retorno a la situación sanitaria anterior puede ocurrir en seis meses. Si la decisión es llevarlos al matadero el estatus sólo podrá ser alcanzado en 18 meses", explicó.

La confirmación del foco se basó en el origen de los animales, provenientes de Mato Grosso do Sul, en su estado clínico y en el resultado de pruebas hechas en el Laboratorio Nacional Agropecuario, según el Ministerio.

El vicegobernador de Paraná y secretario estatal de Agricultura, Orlando Pessuti, afirmó que el gobierno regional va a rechazar el informe que confirma la enfermedad en el estado.

"Vamos a responder por la vía diplomática y si es necesario recurriremos a la Justicia,", agregó.

Por su parte, el gobernador del estado, Roberto Requiao, amenazó con demandar al ministro de Agricultura, Roberto Rodrigues, si su despacho insiste en que Paraná asuma la existencia de la fiebre aftosa sin que el estado tenga el virus ni la enfermedad.

Rodrigues ha puesto en duda los resultados de laboratorio que descartaron las cuatro anteriores sospechas y dijo que el retraso de las pruebas y sus imprecisiones restan credibilidad a las acciones de Brasil para asumir la enfermedad, erradicarla y derrumbar el bloqueo a su carne.

Temas en esta nota