Aumentará hasta un 100% el impuesto inmobiliario rural

Se aplicará en forma diferenciada, según la productividad de cada municipio

Por
07deDiciembrede2005a las09:17

En marzo de 2006, el impuesto inmobiliario rural subirá hasta un 100% en municipios de alta productividad agropecuaria de la provincia de Buenos Aires. El incremento -que se aplicará sobre la alícuota y no sobre el revalúo fiscal-, será bajo o nulo en los distritos castigados por factores climáticos.

Este es, al menos, el nuevo esquema impositivo sobre el que trabajan los ministros de Economía, Gerardo Otero, y de Asuntos Agrarios, Raúl Rivara, para presentar ante la Legislatura provincial junto con el próximo presupuesto.

El esquema se basa en la siguiente información: la provincia de Buenos Aires tiene 28 millones de hectáreas productivas; emite partidas del impuesto inmobiliario rural por 320 millones de pesos y cobra un promedio de 280 millones de pesos por año.

El gobierno de Felipe Solá pretende emitir partidas del impuesto inmobiliario rural por 580 millones de pesos y pasar a recaudar unos 460 millones al año. "En algunos municipios, el aumento del impuesto rural va a ser importante", confirmó Otero a LA NACION. "Va subir al doble. Si se pagaban 10 pesos promedio por hectárea por año, ahora se pagarán 20 pesos", precisó.

"Pero la valuación fiscal de los campos no va a subir. Será un aumento por producción. Por ejemplo, en el sudoeste de la provincia, con problemas de sequía, habrá un trato preferencial. El aumento será nulo", dijo el funcionario.

Según el esquema de trabajo oficial, habrá un listado de municipios en los que regirá el aumento.

El incremento será mayor en la vieja zona de invernada, en la zona norte, oeste e interserrana. Entre los municipios que percibirán un mayor impacto se incluirían Trenque Lauquen, General Villegas, Pintos, Lincoln, Carlos Casares y Pehuajó.

El aumento va a ser menor en la cuenca baja del río Salado, Dolores, Mar Chiquita, Tordillo, Pila, Rauch, Las Flores y Chascomús, y en el centro de este territorio, en Alvear, Tapalqué y 25 de Mayo.

En cambio, el incremento será nulo en la zona sudoeste, donde hubo distritos castigados por la sequía como Puán, Dorrego, Pringles, Saavedra, Patagones, Tornquist y Villarino.

"El incremento no será igual para toda la provincia -explicó Otero-. Nosotros tenemos un revalúo que hicimos en 2003. El sector agrario nunca aceptó este revalúo, pese a que sigue muy por debajo de las valuaciones vigentes en el mercado", consideró el ministro.

El gobierno atenderá el reclamo de los sectores rurales: "La idea es variar la alícuota y no el revalúo", dijo Rivara a LA NACION.

Esta modificación variable sobre la alícuota sería una fórmula de transacción acordada con los sectores agrarios para aumentar la recaudación fiscal de manera indirecta. Es que un nuevo revalúo no sólo impactaría sobre el inmobiliario rural, sino además, sobre los bienes personales del sector agropecuario.

"Impuesto mínimo"

"Tenemos alrededor de 28 millones de hectáreas productivas en la provincia y cobramos un promedio de 280 millones de pesos por año. Lo que quiere decir que, en promedio, cada uno de esos 28 millones de hectáreas paga 10 pesos por hectárea por año. Saquen ustedes sus conclusiones. Hagan la cuenta que quieran, pero el inmobiliario rural es un impuesto mínimo para el sector agropecuario en este momento", había dicho Solá, al anunciar la suba el 28 de noviembre pasado en la Casa Rosada.

Otero reconoció que el anuncio de Solá, "lo sorprendió", porque aún no está concluido el nuevo esquema impositivo. La nueva metodología, con las alícuotas ajustadas a la situación de cada municipio podría estar concluida la semana próxima, cuando el Ministerio de Economía envíe a la Legislatura provincial el presupuesto para 2006, que prevé un gasto primario de $ 20.000 millones.

María José Lucesole

Temas en esta nota