El financiamiento crece en la Bolsa.

Sin embargo, es más caro para pymes...

Por
10deDiciembrede2005a las08:05

El mes pasado sirvió para confirmar que el mercado de capitales doméstico sigue consolidando su papel como ágil camino de acceso al financiamiento para empresas de distinta actividad y tamaño.

En ese período se concretaron 19 emisiones de fideicomisos financieros por un monto superior a $ 1400 millones; se emitieron 4 nuevas series de obligaciones negociables (dos de ellas dentro del régimen simplificado o pyme), y por primera vez desde que comenzó la operatoria, a fines de 2003, se realizaron más de 1000 transacciones con cheques de pago diferido por un monto récord de $ 30 millones, reseñó ayer el informe mensual de la auditora y consultora Deloitte.

El incremento en los volúmenes negociados (la emisión de fideicomisos en pesos también fue récord en el año al sumar $ 1392 millones -otros US$ 6 millones correspondieron a dos colocaciones en dólares-) se registró en paralelo con un aumento de casi $ 1600 millones en el stock de préstamos bancarios al sector privado, lo que revela buen ritmo de la economía.

El balance también dejó otro dato positivo: la persistente incursión de las empresas pyme en el mercado, con una buena aceptación por parte de los inversores.

En ese sentido, se destacó la emisión de deuda realizada por Regional Trade, una empresa santafecina dedicada a la comercialización de bebidas alcohólicas y conservas enlatadas (es distribuidora de Fresita), que colocó un papel por $ 3,5 millones a 15 meses, garantizado mediante la cesión en fideicomiso de derechos presentes y futuros por la venta de sus productos, a una tasa de corte del 11% anual mediante los mercados de valores de Rosario y el Litoral.

Accesible, pero más caro

El mercado mantuvo su dinamismo, pese a que las tasas de interés promedio que debieron pagar los emisores (las empresas que buscaban financiamiento) mostraron incrementos de hasta "dos puntos porcentuales por la mayor presión de los inversores frente a un escenario de expectativa inflacionaria".

Esa tendencia es considerada preocupante por el director de Deloitte, Miguel Arrigoni, que subrayó en su informe la estrecha correlación inversa que suele haber entre las tasas de interés y las de crecimiento de la actividad económica. "Los bajos niveles en los tipos de interés han sido acompañados históricamente por niveles de actividad altos y viceversa", apuntó tras analizar esa relación en los últimos 12 años.

El analista alertó que del estudio de esa correlación surge que si las tasas de interés que deben pagar las empresas pequeñas y medianas por financiarse crecieran a un ritmo de un 3% mensual, "la tasa de crecimiento de la economía podría reducirse en los próximos meses a un 3,5% desde el 9% actual".

Cara y ceca

Bueno: sigue ampliándose el número de empresas que concurren al mercado doméstico de capitales para financiarse. En noviembre se colocaron más de $ 1400 millones en fideicomisos, se emitieron dos ON pyme y transaron más de 30 millones mediante 1065 cheques diferidos, mientras el crédito bancario a los privados creció en otros 1600 millones.

Malo: las tasas de interés nominales promedio que debieron convalidar las compañías emisoras por acceder al capital fueron de un 8,70 a un 13,50% anual en pesos, registrando incrementos de hasta dos puntos porcentuales en promedio, una tendencia que -de persistir- podría enfriar el ritmo de expansión que muestra la economía nacional.

Temas en esta nota