Mejoró la oferta en un día clave para frenar nuevas subas de la carne

Poco más de 6.800 vacunos entraron al Mercado de Liniers, un número superior al habitual.

Por
12deDiciembrede2005a las13:10

Poco más de 6.800 vacunos entraron al Mercado de Liniers, un número superior al habitual. El Gobierno sigue con atención esas cifras y esta tarde tendrá reuniones con los frigoríficos exportadores.

Finalmente fueron poco más de 6.800 los vacunos que en esta madrugada entraron al Mercado de Liniers, una cifra superior al promedio que se registra los lunes, que ronda las 5 mil cabezas. Así arranca un día clave para el intento del Gobierno de frenar una nueva suba en los precios de las carnes.

La jornada seguirá esta tarde, con reuniones entre funcionarios y directivos de frigoríficos exportadores.

¿Por qué el Gobierno puso su atención sobre la oferta en Liniers? Porque tras el acuerdo que selló el viernes Economía con las entidades de la cadena ganadera, espera que los productores cumplan con su parte y eviten un recalentamiento de los precios en lo que queda del año.

Esas 6.800 cabezas bastarían para calmar, al menos por hoy, los inquietos precios ganaderos, que acumulan un alza de casi 18% en lo que va del año, y que provocaron una suba de casi 20% en la carne vacuna.

"Creo que la oferta se va a normalizar", señaló el titular del Mercado de Liniers, Roberto Arancedo. Los consignatarios, además, confiaban en un remate especial que se realizará el jueves, y que agregaría 10.000 vacunos a la oferta habitual.

Los que hoy se sentarán a negociar con Economía son los frigoríficos exportadores agrupados en el Consorcio ABC, la única entidad que el viernes decidió no sumarse al pacto para contener los precios.

Este grupo representa 30% de la faena y, para evitar más retenciones, propuso al Gobierno rebajar 15% los precios de siete cortes que no se venden al exterior (entre ellos el asado, la picada y el vacío). Para no generar falsas expectativas, un funcionario de Agricultura señaló que, en caso de prosperar, el impacto de esa medida sería limitado, porque los descuentos llegarían a una escasa porción de la oferta total de carne vacuna.

La semana pasada, y con el INDEC revelando una suba de 4,5% en los precios de la carne en noviembre, la relación entre el Gobierno y este sector productivo se puso al rojo vivo. El Ejecutivo amenazó con volver a elevar las retenciones hasta el 25%, desde el 15% en que ya las había ubicado pocos días atrás. Con esa amenaza en ciernes, el viernes, una docena de entidades de la cadena prometieron hacer todo lo posible para mejorar la oferta y evitar nuevas alzas que impacten en el índice inflacionario y en el bolsillo del consumidor.

La intervención directa de Néstor Kirchner y de la ministra Felisa Miceli, quienes el viernes estuvieron reunidos largo rato con los dirigentes del sector, fue clave para distender los ánimos. Horas antes, los productores amenazaban con retener su ganado para dejar sin carne a los mercados justo antes de las Fiestas. "El Presidente prometió que se va a retomar el diálogo para el mediano y largo plazo", señaló un funcionario cercano al secretario de Agricultura, Miguel Campos. Y un consignatario aceptó que ese gesto bastó para guardar los tambores de guerra.

Temas en esta nota