El Inase sostiene que hay situación de abuso en el uso propio de semillas

Falta una definición sobre qué es un agricultor dijeron autoridades del Instituto en un debate con semilleros. Pérdida de productividad por uso de semillas de resiembra

15deDiciembrede2005a las16:27

Falta una definición sobre qué es un agricultor dijeron autoridades del Instituto en un debate con semilleros. Pérdida de productividad por uso de semillas de resiembra.

"Hay que reconocer que el espíritu de la Ley de Semillas de 1973 respecto del `uso propio´ fue exageradamente utilizado y que se pasaron los límites", sentenció el asesor del Instituto Nacional de Semillas (Inase), Oscar Costamagna, respecto de las posibilidades legales que tienen los productores de resiembra, dentro de la polémica por el pago de regalías a las empresas de biotecnología.

En un debate con representantes de las empresas semilleras organizado por el diario La Nación y ExpoChacra, Costagmana dijo que el Estado, las empresas y los productores deben ponerse de acuerdo en "cuánto es el uso propio que se puede acreditar (por productor) y de ahí definir un marco legal" para la resiembra.

El ingeniero agrónomo, ex presidente del Inase, integró el módulo sobre "Perspectivas y políticas sectoriales de la Industria Semillera" del Primer Workshop para el sector realizado este miércoles en el hotel Kempinski.

Del debate participaron representantes de las empresas y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), pero faltaron dirigentes de los productores, quienes representan la oposición más férrea al pago de regalías a los obtentores de semillas.

Costamagna puso sobre la mesa la cuestión de la pérdida de valor ("de entre un 15 y un 20 por ciento", dijo) que provoca a toda la cadena agrícola el alto nivel de uso de "bolsa blanca" (ilegal).

Pero a su vez entendió que los altos costos de la semilla fiscalizada lleva a los productores a volcarse al mercado marginal. "La diferencia de valor entre la semilla fiscalizada y `bolsa blanca´ es del 40 por ciento. Si se toma en kilo de semillas, la diferencia no es tan grande; pero en superficie casi obliga al productor a buscar bolsa blanca", argumentó.

En este orden, Costamagna propuso que las semilleras le pongan un precio a la fiscalizada relacionado al valor del grano en el mercado. "Un mecanismo para que vayan juntos", dijo, sin dejar de reconocer que "el obtentor deber recuperar parte de lo que invirtió" en el mejoramiento genético.

La semana pasada, el Inase dio a conocer una encuesta en la cual surgía que un 67 por ciento de 800 productores pudo justificar la utilización de semilla de soja dentro del marco legal, con un 43 por ciento de “uso propio” y un 24 por ciento que correspondía a la semilla fiscalizada.

¿Que es un agricultor en Argentina?

A su turno, el presidente del Inase, José Luis Russo, dio la idea más provocativa del debate al sostener que "falta una definición sobre qué es el agricultor en Argentina, porque no está contemplado en la Ley de Semillas".

"Si se logra una definición se podría llegar a un nivel razonable para delinear cuánto es el uso propio", remarcó.

En los lineamientos del Inase, el perfil se ubicaría entre el pequeño productor minifundista, con una explotación familiar, que entraría en la categoría de agricultor, y el pool de siembra o la gran empresa, que quedarían afuera y por lo tanto no podrían apelar al derecho cuando presentan "superficies que más que uso propio son de multiplicación".

Además dejó picando la cuestión del "uso propio" como problema para definir dentro de las mismas obtentoras. "¿Las empresas que comercializan el 85 por ciento de la soja son agricultores?", planteó.
Russo precisó que la determinación podría realizarse a través de contabilizar "las hectáreas sembradas o su nivel de Ingresos Brutos", entre otras formas. "Si tuviéramos esa definición avanzaríamos mucho" en resolver la polémica po

Temas en esta nota

    Load More