Lanzan una nueva línea de tractores en Córdoba

Creada por la empresa Pauny-Zanello

Por
19deDiciembrede2005a las08:56

La fábrica cordobesa de tractores Pauny-Zanello, de cuya quiebra se hicieron cargo hace cinco años sus obreros, personal jerárquico y concesionarios, vivió esta semana un momento de gloria: la presentación de un moderno vehículo con el que proyectan competir "en las ligas mayores", conforme la definición del presidente de su directorio, Raúl Giai Lebra.

El Rino 3000 hizo su ingreso en el pabellón Amarillo del Complejo Ferial Córdoba piloteado por el corredor de fórmula 3 internacional José María "Pechito" López, hijo del vicepresidente de la compañía de Las Varillas, en esta provincia.

No pocos de los asistentes lagrimearon. "Después de todo lo que pasamos para arrancar de nuevo con la fábrica, éste es un momento que nos llena de alegría y también de orgullo", comentó Fabián Bustos, miembro del directorio en representación de los operarios.

Tradujo el sentimiento de los 400 trabajadores que hace un lustro se movilizaron a raíz del cierre de la empresa Zanello, fabricante de tractores. Entonces hubo piquetes que cortaron la ruta que atraviesa Las Varillas. Pero también la convicción de que eso servía para que se conociera el problema, no para solucionarlo.

Los representantes obreros iniciaron gestiones ante el gobierno provincial, que les dio los primeros apoyos para encontrar una salida. Formaron una cooperativa de trabajo y echaron a andar. El personal jerárquico también se quedaba en la calle y los concesionarios perdían la venta de tractores. Todos se terminaron encontrando en el mismo camino.

Los tres sectores formaron un consorcio productivo en el que cada uno tiene el 33 por ciento de las acciones. El 1 por ciento restante lo tomó la municipalidad de Las Varillas. Consiguieron que el juez de la quiebra les alquilara la planta, pero debían previamente contar con una razón social: adquirieron los papeles de una sociedad anónima que estaba en venta en Buenos Aires, Pauny. Así reabrieron la planta en febrero de 2002.

La empresa, a la que el gobierno nacional le ha concedido el reconocimiento de terminal automotriz (la única de capitales argentinos hoy en día), participa de los acuerdos suscriptos entre los presidentes de la Argentina y Venezuela, que incluyen la exportación de maquinaria agrícola desde nuestro país.

Tecnología de punta

El Rino 3000 posee tecnología y prestaciones de punta. Su nombre es una abreviatura de rinoceronte -símbolo de los tractores varillenses- y el número 3000 hace referencia a la cantidad de tractores de distintos modelos que han salido de la planta desde 2002.

La potencia de la unidad es de 180 caballos. Su precio, "muy competitivo", aseguran sus fabricantes. Los planes de expansión de la empresa obligan a ampliaciones, en las cuales se invertirán 2 millones de dólares.

Temas en esta nota