En la antesala del debate, oficialismo y oposición se muestran confiados por igual

Pichetto dijo estar "tranquilo" y el presidente de una de las comisiones auguró un "buen escenario"; el socialista Giustiniani dudó que los números del Gobierno sean "tan seguros"; el 16 será la sesión en la Cámara alta.

14deJuliode2008a las16:53

Tras el ajustado triunfo del kirchnerismo en la Cámara de Diputados y animados por distintos motivos, tanto el oficialismo como la oposición se atribuyen la capacidad de imponerse en el debate que esta semana se dará en el Senado en torno a las polémicas retenciones móviles.

Atento a la relación de fuerzas favorable al Gobierno que hasta ahora muestra la Cámara alta, con el voto afirmativo de 38 senadores, el jefe de la bancada kirchnerista Miguel Angel Pichetto dijo que espera "tranquilo y confiado" la discusión en el Congreso.

Desde la tarde, tanto el oficialismo como la oposición, comenzaron la discusión interna de cada bloque. Se acordó que la sesión el miércoles 16.

Números. "Siempre hemos tenido un número importante en el Senado. Estoy tranquilo y tengo confianza. Preferiría no hablar de números, sino de la importancia que tiene en el Congreso", afirmó.

En línea con lo que pretende la Casa Rosada, el senador descartó que el proyecto sufra cambios en la Cámara alta, lo que obligaría a volver a debatirlo en Diputados. "Es importante trabajar en la misma línea que en Diputados. El tema, tal cual ha salido de la Cámara, está en un principio de resolución", señaló en declaraciones a radio América.

Por otra parte, Pichetto justificó la reincorporación de Eric Calcagno a su banca en el Senado, tras la licencia que pidió para ocupar la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa. Negó que su regreso tenga relación con dificultades para reunir apoyos en torno a la iniciativa del Gobierno.

"Vuelve en forma permanente y va a ser un aporte interesante. Es un hombre que tiene una muy buena formación, tanto en el plano internacional como el económico. A mí me parece que era un valor desperdiciado", aseguró.

Factor Calcagno. Justamente de esta incorporación se agarró el senador socialista Rubén Giustiniani para poner en duda la capacidad del oficialismo de imponerse con tanta facilidad. "Para nada creo que los números estén cerrados y menos que sean tan seguros a favor del oficialismo", opinó en declaraciones a C5N. "Sino, no se estaría especulando con tener que traer a Calcagno", razonó.

Y añadió, esperanzado: "Si logramos imponernos con el ?no?, entonces vamos a pedir un cuarto intermedio para consensuar un proyecto alternativo con el agro y con el resto de la oposición que pueda ser aprobado".

Alternativa. Desde el PJ disidente, la senadora santafecina Roxana Latorre, que responde a Carlos Reuyemann, anticipó su voto negativo y aseguró que insistirá en el Senado con el proyecto alternativo al oficial que se presentó la semana pasada en la Cámara de Diputados.

"Si el kirchnerismo insiste con el proyecto de Diputados vamos a votar negativamente. Lo venimos planteando desde hace tiempo". El proyecto paralelo que presentará propone un escalonamiento del esquema de retenciones y plantea la posibilidad de extenderlo a todos los cereales, según precisó la senadora.

Además, cuestionó que el proyecto que obtuvo media sanción el sábado pasado fije el 31 de octubre como límite para cobrar los reintegros. "En nuestra propuesta se destaca no fijar la fecha limite del 31 de octubre porque entendemos que eso le quita certeza a la posibilidad del productor que sembró o va a sembrar con una alícuota futura", justificó en declaraciones a radio Dos de Rosario consignadas por la agencia DyN.

Desde el oficialismo, en línea con Pichetto, el presidente de una de las comisiones por las que deberá pasar la iniciativa del Poder Ejecutivo también se mostró optimista.

"Imagino que tendremos un buen escenario e

Temas en esta nota

    Cargando...