El kirchnerismo y el agro miden fuerzas

Hoy habrá actos casi simultáneos ante el Congreso y ante el Monumento de los Españoles; la CGT hará un paro desde las 12.

15deJuliode2008a las06:42

En un clima de máxima tensión política y en medio de una curiosa batalla táctica, el Gobierno y el campo jugarán hoy un "supermartes" con múltiples derivaciones posibles.

A más de cuatro meses de comenzado el conflicto y un día antes de la crucial e impredecible votación en el Senado para ratificar o modificar las retenciones móviles, Néstor Kirchner liderará, a las 15, un acto oficialista en la Plaza del Congreso. Una hora y media más tarde, los jefes de la protesta agraria hablarán en el Monumento de los Españoles, en el barrio de Palermo.

El campo retrasó ayer el comienzo de su acto, convocado originalmente para las 15. "Es para evitar confrontaciones y para que todos puedan llegar desde el interior", explicó el jefe de la Federación Agraria (FA) entrerriana, Alfredo De Angeli, antes de reunirse con el gobernador Juan Schiaretti (Córdoba).

Enterado de la modificación, el Gobierno amenazó con copiar elcronogramaagrario. Finalmente, el horario no varió, aunque varias fuentes dejaron trascender que Kirchner no hablará antes de las 16.30. Su táctica implica no regalar en ningún momento a los ruralistas la cobertura mediática.

Kirchner podría quedarse luego en una carpa oficialista en la plaza del Congreso, a la espera de la votación de mañana, que hasta anoche no tenía un vencedor claro. Los actos de hoy ejercen presión sobre los senadores.

Ayer, la previa del "supermartes" tuvo de todo. Hubo agresiones de productores a diputados kirchneristas y la respuesta de La Cámpora en la sede de la Federación Agraria, reuniones de chacareros con sindicalistas y de De Angeli con Schiaretti, movilizaciones hacia Capital desde todo el país y críticas cruzadas de todos contra todos. Por ejemplo: de Elisa Carrió a Luis Barrionuevo y al PJ disidente, con los que se compartirá el acto del campo.

En Buenos Aires, ruralistas agredieron al kirchnerista José María Díaz Bancalari, en San Nicolás, y a la familia política de Patricia Vaca Narvaja, en Roberts. El fin de semana, le había ocurrido algo similar a Carlos Kunkel en Carhué. De Angeli lo rechazó: "No lo avalo, para nada". La Cámpora, cuyo líder espiritual es el hijo del matrimonio presidencial, Máximo Kirchner, respondió con un "escrache" en la sede de la Federación Agraria.

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, opinó que las movilizaciones en paralelo le parecían "sanas". Dio pie así para que De Angeli lo responsabilizara por cualquier caso de violencia que pudiera suceder. "Hago responsable al Gobierno", dijo.

El jefe de la Federación Agraria entrerriana será uno de los oradores en el acto del campo, con Luciano Miguens (Sociedad Rural), Eduardo Buzzi (FA), Fernando Gioino (Coninagro) y Mario Llambías (CRA).

Este último fue uno de los dirigentes rurales que visitó ayer a Luis Barrionuevo, líder de la CGT disidente, que pidió denunciar al Gobierno por "traición a la Patria" y "por haber comprado votos de los diputados".

Presencia sindical
Barrionuevo anticipó que movilizará trabajadores para el acto del agro. Compondrá así una especie de interna sindical con la CGT oficial, en la que ayer reasumió Hugo Moyano y que para hoy, a las 12, convocó a un paro (que incluye la actividad bancaria) con el fin de facilitar la movilización.

También el peronismo ingresará en zona de internas. El PJ oficial, que conduce Kirchner, se movilizará con algunas ausencias, como la estructura de Córdoba. El aparato peronista del conurbano será su principal baluarte, pero también habrá militantes del interior: Misiones envió ayer, por ejemplo, 18 ómnibus con destino a Capital, y el PJ formoseño, 1500 personas. Sólo Tucumán anunció que no sumará gente: en los últimos actos de Cristina Kirchner murieron dos personas

Temas en esta nota

    Cargando...