Un eventual rechazo al proyecto oficial abriría un debate jurídico

Aún no está claro si las retenciones quedarían desactivadas.

Por
15deJuliode2008a las07:02

Un eventual rechazo del Senado en la votación en general del proyecto oficial de retenciones abriría la puerta a un auténtico galimatías jurídico, en el que nadie se arriesga a pronosticar cuál debería ser el destino de la discusión de las retenciones móviles en el Parlamento.

Una parte de la biblioteca sostiene que si el oficialismo pierde la votación en general, el proyecto quedará automáticamente rechazado y, por lo tanto, se acabó la discusión.

Si bien las retenciones móviles seguirán en vigor -esto fue lo que estableció el Gobierno al negarse a suspender la resolución 125 mientras se discutiera el tema en el Parlamento-, el gesto político, evalúan en la oposición, sería tan fuerte que el Poder Ejecutivo debería estudiar un cambio de postura.

Quienes sostienen esa teoría agregan, además, que el rechazo implicará la inmediata pérdida de estado parlamentario del proyecto, que no podrá ser discutido en el Senado por todo el actual período legislativo.

Por eso, la única posibilidad que tiene la oposición de modificar las alícuotas establecidas por el gobierno de Cristina Kirchner a partir de la resolución 125 es rechazarlas en el debate en particular. Entonces sí, el kirchnerismo estaría obligado a sentarse para discutir un nuevo esquema de derechos de exportación.

Sin embargo, hay quienes sostienen que el rechazo en general del proyecto no obliga a desechar el proyecto, sino que la Cámara alta puede poner a consideración los dictámenes alternativos presentados por otros legisladores.

Quienes mantienen esta postura aseguran que en el caso de que se concrete el fracaso de una iniciativa, comienzan a discutirse las otras hasta alcanzar un consenso que permita aprobar un texto, el cual será girado a la Cámara de Diputados.

Pero en este punto es en el que surgen nuevas disidencias. Es que quienes interpretan el rechazo en general como el fin del trámite parlamentario de una iniciativa sostienen que se puede discutir otro proyecto, pero que tendrá al Senado como cámara iniciadora. Y esto implicaría un límite en el caso de las retenciones móviles.

Es que los derechos de exportación son impuestos y, por lo tanto, su debate legislativo debe iniciarse en la Cámara de Diputados, tal como lo establece la Constitución.

Sin dudas que tan disímiles lecturas terminarán por resolverse en el mismo recinto de la Cámara alta. Aunque claro, para que eso ocurra el kirchnerismo debería perder antes la votación, algo que hasta el momento ningún legislador oficialista se arriesgó a conjeturar.

Temas en esta nota

    Cargando...