Las lluvias impulsan la siembra de trigo

Las lluvias registradas en los últimos días en distintas regiones del país impulsaron la siembra de trigo, que alcanzó el viernes a 61,7% del área estimada, 15 puntos más que la semana anterior, según un relevamiento de la Bolsa de Cereales. Las lluvias recargaron los suelos en el centro y sur de Buenos Aires y sudoeste de Entre Ríos; precipitaciones más moderadas se produjeron en La Pampa; en tanto que escasos pero valiosos registros alcanzaron al extremo sur de Santa Fe y Córdoba y al norte bonaerense.

Por
15deJuliode2008a las07:07

«Este escenario motivó un impulso en la decisión de los productores por incorporar el cereal en las regiones favorecidas por el aporte hídrico», señala la entidad en su Panorama Agrícola Semanal.

No obstante, aclara el trabajo, la continuidad del clima seco en amplios sectores del centro norte de Santa Fe y Córdoba prolongan más allá de lo normal las expectativas de siembra.
De todos modos, la esperanza de nuevas lluvias, pronosticadas para las próximas dos semanas, permiten sostener en 4,8 millones de hectáreas la superficie que se dedicaría este año al cereal.

«Si este evento no sucede, la extensión proyectada tendría una reducción mayor al 13% como la calculada a la fecha», advierte la Bolsa de Cereales, que revela que para esta fecha el año anterior se habían cubierto casi 4,0 millones de hectáreas, un millón más que las implantadas hasta el momento.

Las disminuciones de área y los mayores atrasos en la implantación provienen del centro norte de Córdoba, casi toda la provincia de Santa Fe (a excepción de su extremo nordeste), Entre Ríos y las provincias de Chaco y Santiago del Estero, estas últimas con un bajo nivel de siembras.

Por otra parte, con 96,2% del área apta destinada a la producción de grano comercial trillada, la cosecha de maíz se encuentra próxima a culminar, apenas retrasada por la alta humedad en los cultivos y la falta de capacidad de almacenaje en las provincias norteñas.
El volumen acumulado en chacra es de 20,25 millones de toneladas, con un rendimiento de 68,4 quintales por hectárea; y una proyección de 21.000.000 toneladas y un rinde de 68 qq/ha.

A la fecha sólo restarían colectar unas 118.000 hectáreas, distribuidas principalmente en las provincias del NOA y sudeste bonaerense.

Temas en esta nota

    Cargando...