La larga marcha de kirchneristas y ruralistas a los actos en la Capital

Desde el conurbano llegó la mayoría de los militantes al Congreso. Desde las provincias, los adherentes al campo, aunque Rosario envió un contingente oficialista. Finalmente, la puja la ganaron los ruralistas. Nadie admite haber pagado.

16deJuliode2008a las07:15

"Queremos que sepan por qué vienen"

Por qué vamos al acto del Congreso?", pregunta en su título el volante que reciben las personas reunidas en Casares y Acceso Tigre, en San Fernando. El papel enumera cuatro razones. "No le decimos cómo tienen que pensar, pero queremos que sepan por qué vienen". La explicación, poco clarificadora, es de un funcionario del intendente local, Osvaldo Amieiro. Es la una del mediodía y está lista para partir la columna principal que el aparato político del jefe comunal preparó para el acto kirchnerista.

A esa hora, la mayoría de los intendentes, gremios y movimientos sociales están llegando al Congreso. "Sí, pero nosotros mandamos una avanzada. Desde la mañana, frente al palco, está desplegada nuestra bandera más grande", cuenta Ramón Esteban, secretario de Planificación y Economía. El asunto es que la TV y quizá el mismo Néstor Kirchner sepa que San Fernando está. Cerca de 800 vecinos de Virreyes, Victoria y San Fernando suben a los 28 micros, escolares y de las líneas 60 y 710, todos alquilados por el PJ local a $ 280 cada uno. "Entre los funcionarios de Amieiro aportamos unos $ 15.000 mensuales al partido. Es un porcentaje de nuestros sueldos", confía Ramón Esteban.

En cada micro hay sándwiches, galletitas, agua mineral y jugo. En algunos, se cuelan varias cajas de vino. "Nadie cobra un peso por venir, lo juro", dice Nélida Bartolomé, militante y ex concejal. "Vienen por gratitud. A algunos les gestionamos la jubilación, lo anotamos en algún plan social", agrega otra militante, María Ester Elizondo. "Hay que apoyar al Gobierno, le quieren torcer el brazo", dice convencida Miriam, que recicla una remera de Cristina 2007.

Los micros estacionan en la 9 de Julio, allí se suman 11 de otros barrios de San Fernando: en total son 1.200 personas. El punto de encuentro es la esquina de Avenida de Mayo. Pero a la columna de San Fernando le queda grande ese camino. José C Paz ocupa esa calzada, y San Fernando se resigna a entrar a la plaza por Rivadavia. Pero falta algo. "¿Donde están las trompetas? Que vayan adelante", grita un dirigente. Al fin llegan cuatro trompetistas de la banda de bomberos voluntarios de Hurlingham. Sí, de Hurlingham. Y 20 jóvenes con bombos y redoblante. Aparece también la barra de Tigre. Y por lo menos 30 paraguas azules con el apellido Amieiro. San Fernando ahora se hace notar. Y ocupa un rincón de la plaza, entre Paraná y Montevideo.

Habla Kirchner. A veces aplauden, en una pausa o cuando otras columnas lo hacen. "Esto es adrenalina, me encanta. Lo vivo plenamente y con mucha alegría. Y estoy convencida de la necesidad de apoyar la redistribución de la riqueza", señala Bartolomé. Ella y el resto de los manifestantes regresará ya de noche; a eso de las 18.30. Así lo determina también el volante que al mediodía entregaban en mano: "Vamos todos juntos, volvemos todos juntos".

Javier Drovetto


CORDOBA

"Nos quieren convertir en Cuba"

Uno de los micros fletados por la Sociedad Rural de Jesús María al acto de Palermo representaba una de las caras de la Argentina: en el vehículo convivieron productores autoconvocados, señoras paquetas y militantes maoístas de la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

El lunes a las once y media de la noche, partieron cuarenta personas desde el predio de la Doma y el Folclore. Muy desprolijo, un falso periodista filmó la partida de los vehículos.
Uno de los micros hizo escala en Córdoba, donde subieron una mujer y dos estudiantes de la CCC que les explicaron a tres jóvenes y a este cronista que "estamos en una situación pre

Temas en esta nota

    Cargando...