El campo ganó en la calle pero el Gobierno vence en el Senado

Los kirchneristas aseguran que el piso de 37 votos (la mitad más uno) no está en riesgo, aunque aspiran a sumar hasta 40 apoyos. El agro advirtió que “seguirá luchando“.

16deJuliode2008a las07:30

Después de medirse en una pulseada callejera con actos y movilizaciones dignos de un cierre de campaña, el kirchnerismo y la dirgencia agropecuaria enfrentarán hoy en el Senado la gran batalla por las retenciones móviles a las exportaciones de granos. Cumplidos los cuatro meses de conflicto, el oficialismo –tal vez el contendiente que llega más golpeado al encuentro– confía en que el impuesto quedará convertido en ley. Apoyado en esa certidumbre, el jefe del PJ y ex presidente Néstor Kirchner aseguró ayer frente al Congreso que su partido respetará la decisión de los legisladores, “sea cual fuere”. En Palermo, a pesar de la nutrida concurrencia de dirigentes opositores, la esperanza no se exhibió tan firme: el mediático productor entrerriano Alfredo De Ángeli vaticinó que los ruralistas “seguirán luchando”, mientras el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, sostuvo: “Ganemos o perdamos mañana (por hoy), esta medida no va a poder continuar”.

La bancada oficialista en el Senado, bajo la conducción de Miguel Ángel Pichetto, bajará al recinto segura de convertir en ley las retenciones móviles. Esa confianza terminó de asentarse ayer al finalizar la reunión del bloque. Los más optimistas estiman que el kirchnerismo puede sumar hasta 40 votos para aprobar sin modificaciones el proyecto que giró la Cámara de Diputados. Los más cautos sostienen que hay 37 apoyos seguros.

Varias fuentes consultadas por este diario evitaron precisar cuántos senadores participaron de la reunión de bloque y ubicaron ese número en un incierto “más de 30”. Sí aseguraron que estuvieron “todos” los que van a votar a favor de las retenciones. Siguiendo ese razonamiento, quedaron confirmados los votos de la pampeana Silvia Gallego y la riojana Ada Maza, que participaron del encuentro. Mientras que el de la también riojana Teresita Quintela seguiría en suspenso, ya que no se dejó ver por el Senado y se negó a hablar con la prensa, luego que el lunes calificara al proyecto oficialista de “inconstitucional” y “confiscatorio”, lo que le valió una convocatoria a la Casa Rosada. Tres voces kirchneristas calificadas dieron versiones distintas sobre su postura: que votará en contra, que está indecisa, que votará a favor. Cualquiera sea su decisión, su posición en el bloque mayoritario quedará seriamente afectada después de hoy.

Otra que pegó el faltazo a la reunión de la bancada fue la formoseña Adriana Bortolozzi y, aunque mantuvo estricto silencio por estos días, el kirchnerismo cuenta su voto como seguro. En una situación similar está Ramón Saadi, de quien aseguran que (negociación mediante) ya dio el sí al oficialismo, aunque dentro del bloque mayoritario hay quienes sólo confiarán en el catamarqueño cuando éste gire la llave en la dirección correspondiente. El tercer “indeciso” con que cuenta el oficialismo sería el radical K santiagueño Emilio Rached. Sólo con sumar a ellos tres, el bloque mayoritario convertirá las retenciones en ley, aunque por la diferencia mínima. También podría enfrentarse a la posibilidad de obtener ventaja en la votación en general y perder adeptos al repasar la ley en particular. Las complicaciones fueron admitidas en el oficialismo, donde a la vez subrayaron que “el piso no está en riesgo”, a pesar de que los otros dos indecisos (el cordobés Roberto Urquía y el arista fueguino José Martínez) difícilmente apoyen el proyecto K. De Urquía, integrante de la bancada oficialista, piden al menos una abstención. De Martínez no se arriesgan a esperar nada. Menos después de que la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, difundiera un comunicado asegurando que su gobierno “no está

Temas en esta nota

    Cargando...