El peso fue la moneda que más subió en la región en los últimos tres meses

Ganó 4,5%, incluso más que el real brasileño.

Por
17deJuliode2008a las07:54

Ahora que todos los gobiernos latinoamericanos empiezan a frenar o desacelerar, con algo más de éxito, la constante apreciación de sus monedas, el peso argentino –a modo de “adolescente rebelde”– se fortalece. La Argentina se destacó en los últimos meses por registrar la mayor revaluación de la moneda, como no lo había hecho durante todos los años de la administración kirchnerista. Una evolución “audaz”, frente a la demanda de los sectores industriales locales y las promesas del modelo productivo, que tuvo sus razones en las últimas turbulencias que desató la crisis con el campo, pero que a esta altura todos dan por terminada.

El peso se valorizó 4,55% en los últimos tres meses, respecto del dólar, y superó en igual período a todas las monedas de sus vecinos; incluso sobre el real brasileño –levemente–, hoy beneficiado por un importante ingreso de capitales; y sobre el peso chileno, influido por un cobre en precios “récord”. Es la primera vez desde 2003 –cuando la divisa pasó de $3,25 a $ 2,80 en siete meses–que la moneda argentina muestra este comportamiento. “Antes, la pérdida de competitividad provocada por la inflación se contrarrestaba con depreciaciones. Pero ahora ambas fueron hacia el mismo sentido, y se perdió esa ventaja. De hecho, la mayor dinámica de las importaciones sobre el avance de las exportaciones ya está mostrando desde hace tiempo una menor competitividad”, explicó el analista de Economía & Regiones, Pablo Sívori. En este tiempo de conflicto agropecuario, sólo Brasil apreció su moneda en niveles similares (4,50%). Detrás se ubicaron México (+1,95%); Colombia (+1,38%), Perú (-2,20%) y Chile (-7,09%). “Nunca con Néstor y Cristina vimos una apreciación del peso de casi diez centavos. Estos niveles de apreciación no son sostenibles para un modelo que tiene a la industria entre sus principales actores”, explicó el analista monetario de Abeceb, Gabriel Martini. Para el economista, el Central ya dio suficientes señales como para no esperar nuevas apreciaciones, y “el mercado ya habla hacia adelante de niveles de $ 3,18 y $ 3,20”. De hecho, en la primera quincena de julio ya se percibe la vuelta a la normalidad: una depreciación al “modo K”, de 0,06%, que ya empieza a diferenciarse en la región. Chile lleva en ese tiempo una apreciación del 7,46%; Colombia, del 7,27%; el Sol Peruano, del 5%; México, de 1,44% y el real, de 0,78%.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...