Ya se piden tasas de hasta 30% por créditos hipotecarios

Producto del conflicto local pero también de la crisis en EE.UU., en los últimos tres meses no solo las tasas subieron un 40%, sino que también se restringió la oferta.

18deJuliode2008a las07:39

Rara avis de un mercado que se ha vuelto cada vez más mezquino producto de la incertidumbre política y, ahora, de la económica, el crédito hipotecario parece una especie que está próxima a desaparecer. Ante la vigencia de un cuadro que todavía regatea proyección, cada día que pasa parece un día que trae menores oportunidades para sacar un crédito hipotecario.

Es que la violenta suba de las tasas de interés que tuvo lugar en los últimos 90 días ha hecho que el potencial demandante de un crédito deba contar con un ahorro previo o con la ayuda monetaria de familiares. Así, el aumento de las tasas aparece hoy como una barrera insalvable que impide el acceso de la clase media y media baja a la primera vivienda.

Hoy, conseguir un préstamo a tasa fija –un producto de filiación más política que financiera– es utópico. Verdadera perla prácticamente inhallable, la tasa fija hoy está en vías de extinción. En rigor, cada vez existen menos entidades que ofrecen estas líneas y a medida que pasan las horas –tic-tac– los plazos de estos créditos son cada vez más cortos y las tasas más altas, lo que no deja de ser una forma de desalentarlos. Una variante es que para las de 10 años, los primeros 5 años son a tasa fija y el resto, variable.

Raspando con la uña entrometida, es poco lo que puede hallarse. Apenas dos entidades financieras todavía mantienen en alto la bandera de los préstamos de esta naturaleza. Tienen un plazo máximo de 10 años y una tercera, que acaba de reducir el plazo a 5 años máximo. En este sentido, el plazo promedio de la oferta es de 6 años cuando hace un mes era de 8.

Según un relevamiento del sitio Reporte Inmobiliario, en el mundo de las tasas fijas, el costo nominal promedio es del 19,18% pero el que se termina pagando (costo financiero total) es de 26,41% aunque puede superar en algunas entidades el 30%. Esta misma tasa, hace 2 meses era del 18%. En síntesis, entre abril y junio se encareció 40% la tasa de interés que cobran los bancos por un crédito hipotecario.

Esto implica hoy que no sólo el crédito es cada día más caro, sino que la cantidad de dinero que alguien puede tomar de un banco es menor en relación a la mayor cuota a pagar.

En el mundillo de la tasa variable, las condiciones son otras pero la realidad de los últimos meses es bastante aproximada al de la tasa afija. Si bien la oferta en este tipo de línea es más amplia que en el humilde abanico arriba expuesto, sólo existe una entidad que financia a 30 años. Para el resto, el techo son los 20 años de plazo. “Las entidades se muestran poco interesadas en proyectar sus flujos a tasa fija en un período prolongado de tiempo, prefieren el mediano y corto, la tasa variable y los préstamos destinados al consumo”, dijo José Rozados, titular de Reporte Inmobiliario.

El plazo máximo promedio de las alternativas ofrecidas al público es de 16 años, lo que representa un año menos que el que se relevara el mes pasado. En rigor, una entidad que tenía créditos a 25 años ahora los redujo a 20. En cuanto a las tasas nominales, el promedio es de 15%, 2 puntos porcentuales más que en mayo. Sin embargo, el costo financiero total es, en promedio, de 20% y en algunas entidades bastante superior. Para Rozados, “los niveles actuales de las tasas de interés para hipotecarios no sirven para impulsar ninguna flexibilización en el mercado inmobiliario”. Según el arquitecto, la inflación y la incertidumbre tanto del exterior como local, han dejado al costo de los créditos en niveles que resultan “poco tentadores”. A la vez, señala que no hay visos de que esto vaya a cambiar en el corto plazo, al menos en forma sustancial. “Por ahora sólo los inver

Temas en esta nota

    Cargando...