Preocupa a los analistas la posibilidad de ventas masivas de granos en picos de cosecha

Técnicos de CREA estiman que las retenciones móviles suben el riesgo del negocio.

Por
18deJuliode2008a las13:17

La vigencia de las retenciones móviles no sólo disminuirán los precios recibidos por la producción sino que subirá el riesgo del negocio agrícola, además de provocar ventas masivas en plena cosecha, precisaron técnicos de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA).

En esa línea, los especialistas pusieron de relieve la gravedad que representa para la actividad agrícola nacional la desaparición de los mercados de futuros, como herramienta imprescindible para dar previsibilidad al negocio sectorial. La entidad precisó esos datos a la prensa -antes de la votación en el Senado-, además de plasmarlos en un conjunto de estudios realizados por Aacrea, referidos a los perjuicios que provocan al sector y a los mercados granarios las polémicas retenciones a la exportación.

Al explicar el escenario que se presenta en los valores de los commodities, indicaron que los gravámenes móviles se comportan como un techo de precios locales ante cualquier aumento de cotizaciones en el mercado mundial. Cuando el precio se acerca a ese tope, el chacarero no tiene incentivo para guardar mercadería, lo que producirá una sobreoferta en la cosecha y, por ende, una fuerte baja de precios.

Respecto del mayor riesgo que se cierne sobre la actividad, a las adversidades climáticas se suma el institucional y crece el riesgo comercial que enfrenta la empresa rural.
En cuanto a la logística, los analistas de CREA consideraron que la sobreoferta, determinada por el tope de precios, se traducirá en una concentración de ventas y movilización de mercadería en plena cosecha. Ese escenario provocará un cuello de botella en las fábricas y puntos de embarque que favorecerá a los compradores, sobre todo a los más fuertes, en tanto que la suba de la estacionalidad de los gastos de comercialización afectará severamente a la cadena.

Los técnicos también pusieron de relieve que los costos de numerosos insumos siguen al precio internacional del petróleo y la mayoría de ellos deben importarse.
Sobre la paralización de los mercados a término se subrayó que no pueden funcionar con regularidad cuando están acotadas las probabilidades de que los precios suban. Si no hay contratos de futuro no hay financiación bancaria para insumos ni canjes de mercadería por insumos, remarcaron.

El perjuicio de los productores agropecuarios se reflejará en el interior del país, profundizando la crisis que ya se soporta desde que se originó el conflicto rural. En cuanto a la retención sobre el Ingreso Bruto y no de la renta de los productores, explicaron que este modo el Estado se queda con gran parte del precio mundial y la empresa agropecuaria queda con un margen mucho menor para afrontar sus costos, que se mantienen valores internacionales.

Temas en esta nota

    Cargando...