Estiman que no habrá un aluvión en el comercio de granos

Se proyectan mejores precios y más volumen de venta, pero los analistas descartan un crecimiento abrupto de operaciones.

21deJuliode2008a las07:54

El cambio de ánimo en el sector agropecuario por la anunciada derogación de la resolución 125 –la norma que gestó las retenciones móviles– parece que no alcanzará esta semana para destrabar por completo el comercio de granos. Y si bien hay una lógica irrefutable en la estrategia de evitar la sobreoferta de mercadería, aún persisten razones conservadoras entre los productores.

“Todavía hay cierta inercia en la gente de campo. Creo que no venderá masivamente y eso ayudaría a que no haya una congestión”, señaló Reinaldo Muñoz, especialista en mercados agrícolas del Inta Pergamino. Los domingos por la tarde, Muñoz tiene la costumbre de chequear el paso de camiones hacia los puertos de Rosario. “Créame que no he visto un fuerte ritmo, por lo que aparentemente esto empezará con cierta lentitud en la semana”, añadió.

Ante todo, los productores no moverán un grano hasta ver publicada en el Boletín Oficial la norma que deje sin efecto a la resolución 125 y sus complementarias, algo que sucedería hoy. “Creo que todos estamos esperando la derogación efectiva y también señales de que no habrá una revancha”, expresó Marcos Rodrigué, del grupo La Redención-Sofro, con sede en Inriville (departamento Marcos Juárez).

El viernes por la noche, cuando en el Ministerio de Economía se redactaban las resoluciones que anularon las retenciones móviles, insistían en que, después de un período de transición, habrá un nuevo proyecto integral. Pero nadie se animó a poner plazos.

“Espero que el Gobierno no salga con un tipo de cambio diferente para exportación o el cierre de las ventas externas de algún producto”, apuntó Horacio Delpíccolo, de Acopio Monte Cristo, quien hoy participará de una reunión de productores en Río Primero, en la que se analizará la situación.

Lenta normalización. Hace un mes, cuando los productores levantaron formalmente el paro comercial , el grueso de las operaciones que se realizó apuntó a cumplir con compromisos asumidos antes del 11 de marzo. Según Ricardo Baccarín, de Panagrícola, quedan por lo menos 25 millones de toneladas de soja almacenadas, que representan alrededor de 13.500 millones de dólares.

“Estimo que habrá un ritmo importante (de ventas), porque hay atraso y compromisos tomados cuando la cadena de pagos que estuvo semicortada. Eso acelerará el ritmo, pero no creo que sea de una forma desmesurada como algunos suponen”, opinó Jorge Romagnoli, del Grupo Romagnoli (Monte Buey).

El empresario considera que “no hay muchas posibilidades de resguardarse ante la inflación que no sea tener los recursos en granos”, por lo que aseguró que no se recuperará a corto plazo el ritmo de ventas que caracterizó al mercado antes de marzo.

De todos modos, los transportistas confían en que el movimiento, por lo menos, se mantendrá e irá creciendo. “Estamos con una capacidad de carga interesante y la demanda de camiones sigue sostenida”, indicó Pablo Trapani, gerente de la Federación Cordobesa del Transporte Automotor de Cargas (Fecotac).

Esa entidad espera que esta semana se defina el aumento tarifario para el sector, que promediaría entre siete y ocho por ciento, con picos de hasta 15 por ciento según la cantidad de kilómetros por recorrer.

Precios. Desde la semana pasada se esperan mejores precios para la comercialización interna de granos, que en la práctica significará achicar la diferencia entre los valores en Argentina y los del mercado internacional (Chicago, en particular).

Muñoz especula con una cotización de 1.050 a 1.060 pesos por tonelada de soja, cuya último valor en pizarra fue de 880 pesos. Incluso, ya se pagan alrededor de 310 dólares por la tonelada del poroto de la próx

Temas en esta nota

    Cargando...