Torazo en rodeo propio: de la mano de Néstor, Cleto llegó a La Rural

El toro campeón en la exposición rural de 2007 lleva como apodo uno de los nombres del vicepresidente Julio Cobos. Los dueños del animal –un shorthorn que supera los 1000 kilos y tiene tres años en este mundo– decidieron agradecer de esa manera la decisión del funcionario en la madrugada del jueves pasado en el Congreso porque, según explican, “el voto de Cleto pacificó al país“. Será la gran estrella en la exhibición del campo que comienza el 24 de julio.

Por
22deJuliode2008a las07:26

Bovinos, equinos, porcinos, ovinos y aves llegarán hasta el miércoles próximo a La Rural, donde se realizará la tradicional exposición del sector. El mitin estará rodeado de una atmósfera victoriosa debido a la caída del plan oficial para aplicar retenciones móviles, resultado de una pelea a brazo partido que se extendió por más de cuatro meses.

Aunque más de 4000 cabezas estarán presentes en el tradicional complejo de Palermo, un solo animal se robará la escena: con 1040 kilos y tres años de existencia en este mundo atravesó ayer la puerta de La Rural de la mano de Néstor, su cuidador, el toro Cleto, que va camino a llenar una nueva página en la historia del campo argentino.

No se trata del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, un hasta ahora radical K que lleva en la tercera palabra de su nombre completo el mismo término, sino del toro shorthorn campeón en la muestra que realizó la Sociedad Rural Argentina (SRA), organizadora del encuentro, el año pasado.

Los dueños del animal explicaron en palabras simples por qué eligieron ese sobrenombre. “El voto de Cleto pacificó al país”, relató Ricardo Smith, propietario del animal. El “cletismo”, al que adhieren no solo poblaciones vinculadas con la actividad agraria, sino también algunos personajes públicos –el más resonante es Diego Maradona–, nació a las 4.26 de la madrugada del jueves pasado.

En ese momento, Julio César Cleto Cobos, número dos de la Nación detrás de la presidenta Cristina Fernández, quebró la voz y deslizó en tono bajo las palabras que sepultaron el proyecto oficial para gravar con retenciones móviles la actividad agraria.

“Esto no es una cargada. Todos queremos una Argentina mejor y pacífica”, aseguran los dueños de Cleto.

Historia de toros

El toro Cleto continúa un extraño linaje argentino, que comenzó en los años 30. El encargado de inaugurar esa tradición fue Justo Suárez, “el torito de Mataderos”, un boxeador al que Julio Cortázar inmortalizó en las páginas de uno de sus mejores cuentos, de acuerdo con la interpretación de sus seguidores.

Más tarde llegó “el toro argentino”, encarnado en el también célebre automóvil Ika Renault, sobre un modelo de la norteamericana Kaisser. El auto se fabricó desde 1967 hasta 1982 en Córdoba, y todavía ocupa hoy un lugar importante en el corazón del mundo “tuerca” local.

Más hacia los tiempos actuales, la tradición derivó en un nuevo estandarte: el toro “Alfredito” –en honor a De Ángelli–, una réplica inflable del masculino animal que, desde sus cinco metros de alto, custodió desde la Plaza de los Dos Congresos el debate por las retenciones móviles durante las últimas semanas. El toro de plástico llegó a tener hasta su propio blog.

A juzgar por la historia de los últimos días, “Alfredito” le ganó la contienda al también inflable pingüino “Néstor”, un muñeco que los simpatizantes K llevaron frente al Congreso.

Temas en esta nota

    Cargando...