Comenzó trabada la cumbre ministerial para reflotar Doha

La Argentina insistió en reclamar mayor acceso a mercados y menores subsidios de la UE y los EE.UU. Las naciones ricas piden más apertura en bienes industriales y servicios.

Por
22deJuliode2008a las07:30

Los países en desarrollado y los desarrollados iniciaron ayer, en la ciudad suiza de Ginebra, un nuevo intento por lograr revivir la Ronda de Doha en la OMC, cuyas discusiones para liberalizar el comercio se iniciaron en 2001 y todavía permanecen en stand by.

Aunque la cumbre se extenderá hasta el viernes y todas las posibilidades están abiertas, los países todavía mantienen la intransigencia reflejada durante los últimos años: las naciones subdesarrolladas, entre las que figura la Argentina, reclaman que los Estados Unidos y Europa abran los mercados agrícolas –mediante una disminución de tarifas aduaneras– y reduzcan los subsidios internos a la producción, en tanto que los países desarrollados piden que los emergentes bajen sus barreras arancelarias para la entrada de productos industriales y para el comercio de servicios. De no flexibilizar sus posiciones, la cumbre será nuevamente un fracaso y, en consecuencia, la negociación multilateral por una mayor apertura comercial se postergará al menos un año más.

En representación de la Argentina, viajaron a Ginebra el canciller Jorge Taiana, el secretario de Comercio Internacional, Alfredo Chiaradía, y el director de Negociaciones Internacionales, Néstor Stancanelli. “Esta es una reunión crucial, donde particularmente los principales socios comerciales tienen la gran responsabilidad para que esta reunión sea un éxito”, señaló Taiana desde Ginebra. El canciller recordó que uno de los principios que deben guiar a la ronda Doja es el de “reciprocidad menos que plena” entre las propuestas que afectan los intereses de los países desarrollados y las de las naciones emergentes. “El funcionario agregó que en el área agrícola, “no se están cuidando los intereses de los países en desarrollo” y que si bien la Argentina “desea alcanzar un compromiso, los principios de Doha deben respetarse en toda su amplitud”.

De la UE, los países en desarrollo esperan que abra sus mercados a las importaciones agrícolas, pero por el momento se mantiene reticente y sostiene su posición de seguir protegiendo productos que considera sensibles. Los emergentes también esperan de los Estados Unidos que realice mayores recortes en los subsidios agrícolas, que consideran distorsivos para el comercio. “Sabemos que tendremos que hacer contribuciones adicionales aparte de las tantas que ya hemos colocado sobre la mesa, pero un acuerdo sólo es posible, si los grandes mercados emergentes como China, India y Brasil abren sus sectores agrícolas, manufactureros y de servicios a un mayor comercio internacional”, manifestó la representante comercial norteamericana, Susan Schwab. Por su parte, el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, pidió a los países en desarrollo “más competitivos”, como Brasil o India, que contribuyan a conseguir un acuerdo.

El director general de la OMC, Pascal Lamy, sostuvo, por su parte, que “un resultado equilibrado de la Ronda de Doha puede dar un fuerte impulso para estimular el crecimiento económico”. Pero son pocas las chances de que prospere éxitosamente un acuerdo multilateral.

Temas en esta nota

    Cargando...