El Gobierno echó a seis funcionarios de Cobos

Eran hombres de su confianza y actuaban en Planificación.

22deJuliode2008a las07:38

No hicieron falta demasiadas explicaciones para ratificar con hechos las ideas que hoy sobrevuelan en la Casa Rosada. El Gobierno expulsó ayer por resolución ministerial a seis funcionarios que respondían al vicepresidente Julio Cobos y que trabajaban en el Ministerio de Planificación de Julio De Vido.

De esta manera, la presidenta Cristina Kirchner emitió de un plumazo tres claras señales políticas a menos de una semana del revés que sufrió en el Congreso: por un lado, confirmó su estilo de confrontación hacia quien considera un "traidor" por haber votado en contra del proyecto de retenciones; ratificó que la denominada concertación plural conformada con los radicales está herida de muerte, y, por otra parte, logró con esta jugada otorgarle mayor poder a De Vido, un ministro que hasta ayer muchos veían muy debilitado.

En una breve resolución que lleva la firma de De Vido, la Presidenta desplazó al subsecretario de Combustible, Alejandro Rodríguez; al director nacional de Refinanciación y Comercialización, Eduardo Moreno; al director nacional de Exploración, Producción y Transporte, Miguel Hassekiff; al director nacional de Economía de los Hidrocarburos, Carlos Fernández; a la directora de Combustibles Líquidos, Laura Fagot y al director de Gas Licuado y Petróleo, Daniel Sosa Medina.

Todos estos funcionarios eran técnicos que había llevado Cobos desde Mendoza, ya que habían trabajado con él en la gobernación y les tiene mucha confianza. Aún quedan unos cinco funcionarios que llevó Cobos al Ministerio de Planificación y a Economía. A la vez, el radicalismo K cuenta también con Horacio Quiroga, subsecretario de Relaciones Institucionales de la Cancillería.

"No había motivo alguno para que nos echaran porque técnicamente veníamos trabajando en Planificación de manera impecable y codo a codo con otros funcionarios del Gobierno", expresó Rodríguez ayer a LA NACION.

El subsecretario de Combustible no quiso hacer una lectura política de su desplazamiento, pero los hechos hablan por sí solos. El jueves pasado, a la mañana, a pocas horas de que Cobos rechazara en el Senado con su voto crucial el proyecto de retenciones de la Casa Rosada el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, les solicitó a Rodríguez y a su equipo las renuncias "por orden de De Vido". El viernes las presentaron, pero sólo ayer se conoció que las renuncias fueron ratificadas por el ministro de Planificación.

Desde Uspallata
Allegados al vicepresidente aseguraron a LA NACION que Cobos recibió la noticia en la localidad de Uspallata, donde desde hace tres días cumple un retiro en la montaña junto con su esposa Cristina Cerrutti y dos de sus tres hijos.

"Cobos sabe que no le harán fácil el camino. Pero no va a renunciar. Eso lo tiene bien en claro. Es muy probable que le hagan un gran vacío de poder como le hicieron a [Daniel] Scioli, pero aguantará sin inconvenientes", dijo un hombre cercano al vicepresidente.

Se refería, así, a los funcionarios de la Secretaría de Deportes que en 2003 manejaba el entonces vicepresidente y que fueron expulsados por el ex presidente Néstor Kirchner cuando mantuvo su primer enfrentamiento con Scioli. En aquel momento, el actual gobernador bonaerense se expresó contrario al Gobierno en el tema de las tarifas de servicios públicos y le sacaron el poder que tenía desde la estratégica Secretaría de Deportes.

Esta vez, la decisión de desplazar a los funcionarios de Cobos le otorga mayor poder a De Vido, que en los últimos días muchos especulaban que iba a dejar el Ministerio de Planificación para fortalecer la idea de un relanzamiento del Gobierno.

La decisión de la Casa Rosada de desplazar a seis funcionarios de confianza del vicepresidente fu

Temas en esta nota

    Cargando...