Cheppi asume en Agricultura, en lugar de Urquiza

La oposición pide que haya más cambios.

Por
23deJuliode2008a las07:19

Hoy se producirá finalmente el primer cambio del gabinete de Cristina Kirchner derivado del conflicto con el campo. Carlos Cheppi, actual presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), asumirá el lugar que dejó anoche el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza.

Duramente golpeado por la crisis después del rechazo del Congreso a las retenciones móviles, el Gobierno intenta de a poco recuperar una calma que se le hace imposible en medio de una fuerte incertidumbre e histeria en los despachos oficiales sobre la continuidad o no de los principales ministros y funcionarios.

La Presidenta le ofreció a Cheppi el cargo el domingo en la quinta de Olivos. Cristina Kirchner decidió postergar un día el anuncio para no opacar el proyecto de reestatización de Aerolíneas Argentinas, que presentó anteayer en la Casa Rosada.

La oficialización de Cheppi en Agricultura llegó anoche de fuentes del Gobierno y del Ministerio de Economía, cuando nadie todavía había confirmado el alejamiento de Urquiza. Asumirá hoy junto a tres subsecretarios: Carla Bilbao, Rubén Patrouilleau, y Guillermo Martini.

El pase de Cheppi a Agricultura importa también una expansión del ministro de Planificación, Julio De Vido. El dato no es menor justamente en momentos en el que el poder es un hervidero de versiones por los posibles reacomodamientos en el gabinete. Cheppi tuvo una gran participación junto a De Vido en la relación con Venezuela. Firmó con él y Hugo Chávez convenios de cooperación tecnológica que incluyeron la venta de maquinaria agrícola argentina para el país caribeño. Su asunción será hoy, a las 12.30, en el Palacio de Hacienda, sin demasiada pompa debido al clima de frustración que reina desde la votación en el Senado.

En ese contexto, el funcionario más golpeado en las últimas horas resultó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre quien ayer volvieron a circular rumores de renuncia, potenciados por un reclamo casi unánime de la oposición para que se fuera.

Larga lista
Todas las fuentes oficiales consultadas por LA NACION rechazaron confirmarlo o ratificarlo en el cargo. Pero en los pasillos de la Casa Rosada sólo se oyó de los principales funcionarios una conclusión: el pedido de gran parte de la oposición y de un sector del kirchnerismo de que Moreno finalmente abandone el poder no hacía más que fortalecerlo en su silla. "Los Kirchner no se lo van a entregar a Elisa Carrió", dijo una fuente a LA NACION.

Ayer, un coro de voces, tanto oficialistas como opositoras, se unió para cuestionarlo. El gobernador de Chubut, el kirchnerista Mario Das Neves, lo calificó como un "funcionario ruidoso" y sostuvo que "su temperamento no es el indicado para el momento". También aprovechó para destilar su bronca contra el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, a quien ya cuestionó en otras oportunidades: consideró que no está en condiciones de ocupar el cargo. "Es una figura desgastada", agregó.

Ayer, el jefe de los ministros volvió a faltar a su trabajo y argumentó un fuerte estado gripal. Y otra vez su nombre sonó fuerte para ser reemplazado. El, además, insiste en que quiere irse. Pero los Kirchner todavía no decidieron la suerte que correrán sus principales funcionarios.

A las críticas contra Moreno también se sumó el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri. "Es necesario un cambio de actitud, de algunos hombres y de estilo", consideró. El diputado radical K Daniel Katz dijo que a la gestión kirchnerista "le vendría muy bien una oxigenación", mientras que la diputada Patricia Bullrich, de la Coalición Cívica, sostuvo que Moreno tiene "una política espuria y de escondimientos".

Por Mariana Verón.

Temas en esta nota

    Cargando...