Maíz: inversiones por US$ 450 millones

Lo hará en los próximos cinco años la cadena del cultivo, que incluye desde la industria semillera hasta la avicultura.

23deJuliode2008a las07:31

No sólo los productores han recibido con alivio la derogación de las retenciones móviles. La cadena del maíz, que factura alrededor de US$ 12.000 millones por año entre el mercado interno y la exportación, también. Y ya prepara nuevas inversiones por más de US$ 450 millones para los próximos cinco años, además de proyectar un crecimiento del 5% en la superficie sembrada para la campaña que comenzará dentro de un mes y medio. No es un dato menor, cuando también se espera más soja: el maíz también se benefició por la vuelta atrás con los derechos de exportación.

Por si fuera poco, el sector acaba de presentar un plan integral hasta 2017 que promete más producción, exportaciones, valor agregado en pollos, carnes, tambos, etanol, biogas y molienda, y mucho más empleo (ver recuadro).

"Toda la cadena de maíz tiene inversiones por más de US$ 450 millones para los próximos cinco años", dijo a LA NACION Pablo Ogallar, presidente de la Asociación Maíz y Sorgo Argentino, tras disertar ayer en el congreso Maizar 2008, organizado por la entidad. Ogallar detalló el destino de ese dinero. "Son básicamente para la expansión de plantas, infraestructura para la industria semillera, subproductos, como la molienda húmeda y seca, además de inversiones en porcinos y la avicultura", destacó el presidente de Maizar. El etanol, producido a partir del maíz, es otro de los rubros que también forman parte del pelotón inversor de la cadena del cultivo de maíz.

Según trascendió, sólo una de las principales industrias semilleras de capitales extranjeros que operan en el país ya tiene en carpeta un proyecto para invertir 55 millones de dólares en los próximos años, para ampliar plantas e incorporar tecnología a su capacidad instalada.

Que haya más inversiones tiene que ver en gran parte con el nuevo escenario y el clima más optimista que se instaló en el sector tras la marcha atrás con las retenciones móviles. Ayer, en el congreso de la entidad realizado en el hotel Four Seasons se hablaba en los pasillos de que había proyectos a la espera de una solución urgente al conflicto. El cambio que implementó el Gobierno llegó justo cuando quienes planificaban esas inversiones estaban pensando más en Brasil como un destino seguro.

Impacto positivo
"La derogación de la resolución 125 (de retenciones móviles) va a generar la posibilidad de nuevas inversiones. Si bien la medida tuvo un impacto muy positivo en la soja (los derechos de exportación bajaron de 45,6 a 35 por ciento) y más pequeño en el maíz (las retenciones cayeron del 27 al 25%), esto facilita las inversiones", comentó Ogallar.

El maíz, un cultivo que requiere el doble de inversión que la soja, tiene un horizonte más favorable. El mismo Ogallar lo detalló a LA NACION. En la zona núcleo agrícola, con un rinde de 10.000 kilos por hectárea, el margen bruto del cultivo hoy sería de 806,64 dólares por hectárea, contra 676,37 que se podía obtener con las viejas retenciones.

Según Ogallar, con una soja de 3500 kilos en campo propio el margen bruto ronda los 744,82 dólares por hectárea. Al maíz también se le mejoró un poco la ecuación de la producción en campo alquilado, aunque el productor está obligado a obtener muy altos rindes para ganar y debe afrontar el doble de costos por cada hectárea.

Con todo, después de una campaña en la que el cultivo sufrió pérdidas por heladas, una sequía y problemas en la recolección, ahora va por más. Según Ogallar, contra una producción de 21 millones de toneladas de la última campaña, en la próxima se podrían esperar 26 millones de toneladas, un nivel récord. Esto vendrá acompañado por una expansión de la superficie sembrada.

"La superficie podría expandirse un 5 por ciento", come

Temas en esta nota

    Cargando...