La industria tuvo el peor mes en cinco años y medio

Por el conflicto del campo, el paro de transporte y la falta de energía creció sólo 1,8% en junio.

24deJuliode2008a las07:43

El conflicto entre el campo y el Gobierno, el paro de los transportistas, los cortes de rutas y la crisis energética socavaron el crecimiento de la industria en junio, que fue el peor mes desde que comenzó a despuntar la reactivación, a fines de 2002.

El mes pasado, la industria creció sólo 1,8% en relación con el mismo mes de 2007, y cayó un 4% respecto de mayo, según la serie desestacionalizada del estimador mensual industrial (EMI) que elabora el Indec. Nunca antes desde que el sector volvió a crecer, en noviembre de 2002, creció tan poco. Hubo, en el último tiempo, sólo dos meses semejantes: marzo pasado, cuando comenzó la prolongada pulseada por las retenciones móviles, y julio de 2007, el peor mes de la crisis energética, con cortes programados a unos 5000 grandes consumidores, entre los que se encontraban las principales industrias del país.

La fuerte caída en la producción de alimentos fue, al igual que en marzo, la principal razón a la que recurrieron todos los analistas para explicar el magro resultado de junio. No fue la única. También influyeron el freno en la producción de las terminales automotrices, afectadas por los cortes de rutas, y en la de insumos para la construcción, que cayó 1,2% en junio, junto con una nueva baja en la refinación de petróleo (en este caso, del 7,4%). "Las refinerías tienen dos problemas: tienen un uso de la capacidad instalada muy alto y escasez de petróleo", apuntó Fausto Spotorno, economista del estudio OJF & Asociados

La crisis energética ayudó al magro desempeño de junio, aunque no como un año atrás, cuando se generalizaron los cortes programados a grandes consumidores. Este año se redujeron las restricciones de gas y los cortes de luz se reciclaron en "pedidos" a empresas para reducir el consumo eléctrico. Pero, aun así, un informe de FIEL sostiene que "se detectó el efecto de las restricciones energéticas, principalmente en gas natural" en algunos sectores, sobre todo el de agroquímicos.

La producción de alimentos, la de mayor incidencia en el indicador, se desplomó un 9,9% en la comparación interanual. Por el paro del agro, cayeron la molienda de cereales y oleaginosas (-25,6%), la elaboración de carnes rojas (-18,1%), la de azúcar y productos de confitería (-10,7%) y la de yerba mate y té (-0,4%).

Menos crecimiento
"La industria pasó de crecer a un ritmo del 7,1 por ciento anual a uno del 1,6 por ciento anual en junio. Casi la mitad de esta caída está explicada por la producción de alimentos y bebidas, mientras que otro 40 por ciento se debió a lo ocurrido en la industria automotriz", explicó Osvaldo Cado, economista de Prefinex.

Lo que ocurrió en las terminales fue que los cortes de rutas y el paro de transportistas que se dio en medio de la protesta del campo impidieron la llegada de autopartes a las fábricas y obligaron a las empresas a reducir su ritmo de producción. En algunos casos extremos, como Fiat o Renault, se llegó a suspender personal. Otras empresas optaron por trasladar las piezas en avión, asumiendo un costo mayor para mantener el ritmo y garantizar así los contratos de exportación.

En este contexto, la actividad en las automotrices aumentó un 10,1% el mes pasado, una cifra inferior a la de los meses anteriores, aunque superior a la informada por la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), que fue del 7,7%. Precavidos, en el Indec incluyeron en el informe una nota al pie que explica esa diferencia: Adefa toma unidades producidas, mientras que en el EMI se ponderan según "los valores de producción del año base (2004)".

Con todo, un economista logró arrancar una lectura positiva del informe, aunque no vinculada a lo que ocurre en las fábricas: "Es un baño de realidad. Nunca hubiera esp

Temas en esta nota

    Cargando...