Para convencerse, Wall Street quiere la cabeza de Moreno

Si bien los movimientos en el Gobierno generan expectativas, los analistas aún esperan señales contundentes de que habrá un cambio de rumbo en las políticas macro.

24deJuliode2008a las07:48

Sigue dando tela para cortar los vaivenes políticos de la Argentina entre los operadores de Wall Street. La renuncia de Alberto Fernández y el sinfín de rumores que estuvieron dando vueltas ayer, que incluían a dos funcionarios controvertidos como Guillermo Moreno y Julio De Vido, fue comidilla en las mesas de operaciones. La primera reacción de los mercados fue positiva: los indicadores de crédito de la Argentina, como el riesgo país o el Credit Default Swap (CDS) siguieron bajando, algo que se produjo desde que el Gobierno perdió la batalla por las retenciones móviles en el Senado. Por ejemplo, el CDS a 10 años, que tras superar los 800 puntos obligó a abortar el plan del Tren Bala, cerró ayer en 676 unidades. El seguro a 2 años, el mejor predictor del humor del mercado a corto plazo, bajó 7,79%. El riesgo país que mide el EMBI del JPMorgan cayó 2,50% hasta los 586 puntos básicos.

Más allá de esto, la lectura de Wall Street no es precisamente auspiciosa, si bien dicen que se abre una oportunidad para el Gobierno: el de cambiar las figuras políticas menos toleradas por el mercado. Y unánimemente, la persona nombrada fue el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

“Si se va De Vido o Moreno sería bueno para el crédito de Argentina. Moreno debería salir porque es el principal culpable de la debacle del Gobierno en el Congreso. Si fuera Crisitina se lo cobraría. En ese caso, de irse Moreno, los activos argentinos rebotarían 5% instantáneamente por esa noticia. Igualmente, que esté el rumor ya es positivo”, señaló Alberto Bernal-León, director de Bulltick Capital Markets. Y añade que si bien la renuncia de Fernández le da oxígeno al Gobierno en el corto plazo, es insuficiente. “Esto no hará que los activos se valorizen 100%. Pero cualquier cambio da la posibilidad de que mejoren las políticas, si mirás los precios podrían rebotar. Los Boden 2012 o el Discount tuvieron una sangría impresionante. El downside hoy por hoy no es muy importante para Argentina”, agrega.

Un economista argentino, atrapado dentro de un taxi en el convulsionado tráfico de Nueva York, analizó ante la consulta de este diario lo siguiente: “Lo de Alberto es old news. El ya estaba afuera hace tiempo. Si el Gobierno quiere dar una señal de cambio debería ser alguien que no estuviera resignado de antemano. Porque Alberto no era el que el mercado quería que se fuera. Massa es un buen tipo pero es del palo de Néstor. O sea Massa significa más K cuando Fernández estaba más cercano a buscar consensos. Una señal clara de cambio sería que pusieran a alguien que no represente el pensamiento de K, para que el Gobierno sea más plural”.

Para Enrique Álvarez, director de IDEAglobal, “que salga gente ligada con el kirchnerismo es positivo”. “El recambio de Moreno tendría que tener peso en el mercado, por una supuesta mejora en el INDEC. De todas formas, el Gobierno está limpiando y eso es bueno. Hay que ver los reemplazos y de que espectro estamos hablando. Pero hay una bocanada de aire fresco y eso es positivo, aunque lo sería aún más que no tomen medidas contra el mercado”, indica Álvarez.

Guillermo Mondino, economista de Lehman Brothers, escribió en un comentario a sus clientes que no espera cambios fundamentales en el Gobierno K. La nota de Mondino, publicada antes de que se conociera la renuncia de Fernández, de todos modos deja algunos conceptos interesantes: los cambios serían limitados y preservarían muchas de las políticas actuales y los nombres que suenan para reemplazar a Moreno tienen un estilo similar y no representarían cambios fundamentales. En suma, ve una “profundización del modelo” si bien Argentina necesita “una cirugía mayor en lo p

Temas en esta nota

    Cargando...