Ricardo Echegaray acumuló más poder que Moreno

Tiene más poder que Moreno para controlar precios de alimentos. Es amigo de Rudy Ulloa y hombre de confianza del matrimonio. “Recibo órdenes de la Presidenta“, señaló.

Por
24deJuliode2008a las09:56

Este año manejará $ 2.000 millones para compensaciones, le hará recaudar al Estado más de u$s 2.400 millones adicionales, puede quitarle el financiamiento de las cartas de porte a Federación Agraria, abre o cierra las exportaciones de alimentos según cómo abastecen los productores al mercado interno, y designó en la Aduana a una persona de su máxima confianza. Por eso, más el diálogo directo que tiene con Cristina y Néstor Kirchner, Ricardo Echegaray es el nuevo hombre fuerte del Gobierno Nacional.

Desde el 25 de mayo de 2003, el “círculo íntimo” que gobierna el país mantiene los mismos nombres: el matrimonio, Julio de Vido, Carlos Zannini y hasta hace poco Alberto Fernández. Todavía no se sabe qué poder real tendrá su reemplazante como jefe de Gabinete, Sergio Massa; pero muchos dicen que el sexto elemento del círculo es actualmente Echegaray, que conoció a los Kirchner a principios de los noventa, cuando recaló en la Aduana de Río Gallegos.

Además, a diferencia del ex jefe de Gabinete, se lleva bien con los otros “cinco grandes”. Dijo –en diálogo con El Cronista– que tiene muy buena relación con Néstor y Cristina Kirchner, aunque aclaró que “recibo órdenes de la Presidenta”. Sobre los otros miembros del círculo áulico, señaló: “A De Vido lo conozco desde que su hijo más chico y uno de los míos (tiene tres) iban juntos al jardín de infantes; tengo muy buena relación con el ministro. A Zannini lo estimo”. A la hora de elegir un amigo, no dudó: “Rudy Ulloa, desde hace años”.

Echegaray es abogado con un master en Comercio Exterior, tiene 42 años, es hincha de Independiente y ex pilar de rugby. Desde la Oncca tiene más poder que el (casi ex) secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; porque puede mantener los precios a raya prohibiendo exportaciones, pagando compensaciones o ejerciendo mayor fiscalización sobre el agro en combinación con la AFIP.

Desde el año pasado, el Gobierno pagó más de $ 2.300 millones por compensaciones a la exportación de alimentos, una cifra similar a la que se manejará en todo 2008. “Hay un montón de compensaciones anteriores a la Resolución 125, como lácteos, industria aceitera, productores de trigo, avícola, molinos, una serie de productos destinados a desacoplar los precios internacionales”, señaló ayer Echegaray durante la asunción de Carlos Cheppi como secretario de Agricultura. “La convivencia con Cheppi será muy buena; la Oncca será un instrumento más de la política de Agricultura en la parte de control”, agregó.

Además de las compensaciones, Echegaray quiere hacerle ganar al Gobierno u$s 2.400 millones adicionales este año. Primero denunció u$s 649 millones de diferencia en la liquidación para exportar porotos de soja; entre hoy y mañana publicará en el Boletín Oficial que restan casi u$s 1.800 millones más de pellets, aceite y harina de maíz, trigo, soja y girasol. Señalará como responsables a Aceitera General Deheza (del senador Roberto Urquía), Cargill, Bunge y Nidera, entre otros.

Como presidente de la Oncca, y propulsor de Silvina Tirabassi a la Dirección General de Aduana, sólo le falta AFIP para tener fiscalización total de los movimientos empresarios. En los últimos días se rumoreraron tanto su llegada a Comercio Interior como la posibilidad de fusionar AFIP con la Oncca. Echegaray rechazó ambas posibilidades, pero con argumentos distintos: “No me ofrecieron nada, y mis especialidades –tributos, comercio exterior– no tienen nada que ver con Comercio Interior. En cuanto a la AFIP, quizás en otra etapa me designen allí”.

Temas en esta nota

    Cargando...