Randazzo cree que la inflación se desacelera

Lo adjudica al fin de la crisis del agro.

26deJuliode2008a las08:14

El Gobierno considera que la inflación está desacelerándose. Más allá de la discusión sobre el índice del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el ministro del Interior, Florencio Randazzo, afirmó ayer que el presidente del Banco Central, Martín Redrado, le había dicho que existe una "desaceleración de la presión inflacionaria y el costo de vida tiende a estabilizarse".

En el Ministerio de Economía, que conduce Carlos Fernández, opinan lo mismo. Pero Randazzo reconoció a Radio 10 que "no es que no haya que ocuparse del tema o que esté resuelto".

En Economía observan que la aceleración de los precios internacionales comenzó entre noviembre y diciembre, pero vienen bajando desde mayo. Advierten que el extenso paro agropecuario de marzo provocó un salto de la inflación, pero concluyen que en los cuatro meses del conflicto entre el Gobierno y el campo hubo sólo "una leve aceleración" de los precios, que ahora "ya pasó".

A diferencia de algunos economistas que coinciden en que el ascenso de precios se calmó algo, pero por un enfriamiento de la expansión económica, en el Palacio de Hacienda consideran que la crisis del campo no afectó de manera "significativa" al crecimiento ni "marcará un cambio de tendencia". Recuerdan que el relevamiento de expectativas de mercado del Banco Central indica que la economía crecerá este año el 7 por ciento.

Dicen que la política fiscal está ayudando al combate de la inflación porque "las cuentas están fortaleciéndose". No se inquietan por que en mayo y el mes pasado los gastos hayan crecido a un ritmo mayor que los ingresos. Admiten que el año pasado el superávit fiscal primario (antes del pago de la deuda) llegó al 3,15% del producto bruto interno (PBI) gracias a que un punto porcentual fue aportado por los recursos extraordinarios de la reforma previsional, y prevén que en 2008 se repetirá por lo menos el 3,15, pero sobre la base de la recaudación tributaria, sin ayudas extra.

Se consuelan afirmando que "más de 10 países están teniendo más del 10 por ciento de inflación". Afirman que "no hay que sobrerreaccionar ante la suba de precios porque hay mucha influencia internacional, por lo que no se resuelve con medidas convencionales de contracción de la demanda".

Los funcionarios destacan que la baja del dólar durante la crisis del campo, a la que califican de coyuntural para combatir el pase a dólares de los depósitos, despejó cualquier riesgo de inflación por devaluación. No obstante, opinan que en un futuro, aún indefinido, el dólar debería volver a costar como mínimo $ 3,15, en lugar de los 3,04 actuales.

Dicen que la política antiinflación también incluye las retenciones a la exportación, que disocian los precios internos de los externos, y los subsidios para el transporte público, la electricidad, el gas y algunos alimentos. Siguen apoyando los acuerdos de precios, como los de lácteos y aceites, y juran que se cumplen "bastante bien". Pese a que la heterodoxia económica recomienda la política antimonopolio para combatir la inflación, se justifican diciendo que, al acordar precios, "se hace política de defensa de la competencia".

En cuanto a la inversión como herramienta antiinflacionaria, señalan que, ahora que terminó el conflicto con el campo, podrán abocarse al financiamiento de mediano y largo plazo, el desarrollo de infraestructura, una nueva relación con el sector agropecuario, la ayuda a las pymes y la resurrección del Acuerdo del Bicentenario.

Indice pampeano

SANTA ROSA.- La Pampa quiere tener su propio índice de precios para determinar los precios de las construcciones de obras públicas y elevará un proyecto de ley a la Cámara de Diputados. El ministro de Obras Públicas local, Julio Bargero, dijo: "No hay problemas de pago; es un problema por las actualizac

Temas en esta nota

    Cargando...