Cobos fuerza un gesto de la Presidenta

Pedirá que Cristina lo reciba y que defina el futuro de la Concertación; acordó su estrategia con la mesa chica de los radicales K.

29deJuliode2008a las07:37

Nadie quiso usar la palabra ultimátum, pero la actitud adoptada ayer por el radicalismo K que lidera Julio César Cobos se le pareció bastante. Ayer, el vicepresidente decidió seguir adelante con el pedido de una audiencia con Cristina Kirchner para que ésta defina si la Concertación Plural seguirá existiendo después del histórico rechazo del Parlamento a las retenciones móviles.

Por lo pronto, los aliados de Cobos descartaron cualquier posibilidad de una renuncia del vicepresidente al cargo. "Nuestro compromiso con la sociedad fue por cuatro años, y Cobos va a ser vicepresidente por cuatro años", afirmó el diputado nacional Daniel Katz (Buenos Aires).

El legislador y el subsecretario de Relaciones Institucionales de la Cancillería, Horacio Quiroga, fueron los voceros del encuentro realizado ayer en el Senado y del que también participaron los intendentes de Junín, Mario Meoni, y de Pergamino, Héctor Gutiérrez.

Si bien tanto Katz como Quiroga se encargaron de explicar que la reunión tendrá por objeto trasladarle a la Presidenta la voluntad de Cobos de continuar con la Concertación, también se plantearon condiciones al mantenimiento de la maltratada alianza de Gobierno.

"Nosotros no somos un club de fans de Néstor Kirchner", afirmó Quiroga. Por su parte, Katz fue claro al afirmar que, de continuar la alianza, deberá ser en otros términos. "Estamos por una Concertación de participación, no de adhesión" al kirchnerismo, sentenció.

El ex intendente de Mar del Plata también dejó flotando una clara advertencia ante la eventualidad de un rechazo del matrimonio Kirchner a mantener con vida la coalición de Gobierno.

"Hay problemas demasiado graves como para estar especulando con que los partidos políticos solos, aislados, puedan resolverlos. Por eso queremos que se pueda reflotar la Concertación Plural, y si no, estamos convencidos de que se puede reemplazar por otra concertación, otra alianza", afirmó el diputado Katz.

Hay apuro
Ambos dirigentes eludieron ponerle una fecha límite al pedido de audiencia a la jefa del Estado, pero también dejaron en claro que debería ser lo más pronto posible. Para Quiroga, la cumbre entre Cobos y Cristina Kirchner debería llevarse a cabo "en un muy corto plazo, en cuestión de días".

En tanto, Katz aseguró que "hablar de plazos sería improcedente", pero poco después aclaró que "hasta el más humilde de los argentinos sabe que la gravedad de la situación amerita que no se nos escurra el tiempo de las manos". En otras palabras, el matrimonio Kirchner no debería dilatar la reunión.

Así, en este clima, Cobos volvió a retomar ayer sus funciones de presidente del Senado, luego de haber estado toda la semana pasada en Mendoza, su provincia natal, para alejarse del terremoto político que provocó su decisivo voto en contra del proyecto oficial en la histórica sesión del 17 del corriente. Ese voto terminó por hundir en el fracaso el sueño de la administración kirchnerista de consagrar por ley las controvertidas retenciones móviles, el eje del conflicto de más de 120 entre el Gobierno y el campo.

El vicepresidente Cobos se integró a su despacho bien temprano, cerca de las 8.30, y mantuvo durante la mañana una serie de reuniones y comunicaciones telefónicas. Según sus voceros, mantuvo un contacto con el presidente provisional del Senado, el justicialista José Pampuro, quien se encuentra en Uruguay participando de reuniones del Parlamento del Mercosur.

A solas
Poco después se reunió con el senador radical Alfredo Martínez (Santa Cruz) para interiorizarse del futuro trámite legislativo que tendrá en el Congreso la reestatización de Aerolíneas Argentinas.

Según pudo saber LA NACION, el legi

Temas en esta nota

    Cargando...