Vendrá Lula en plena tensión bilateral

El presidente de Brasil verá el lunes a Cristina Kirchner; roces por la Ronda de Doha, la harina y una baja de aranceles.

29deJuliode2008a las07:47

Quizá no sea el mejor momento para que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, venga a la Argentina, pero arribará igualmente el domingo por la noche. Lula será el primer jefe de Estado en venir a visitar a su par Cristina Kirchner después de finalizada la crisis del campo, pero llegará justo cuando han estallado diferencias entre ambos países por las posiciones enfrentadas en la Ronda de Doha (ver recuadro) y por nuevos conflictos comerciales por la harina argentina y una rebaja aranceleria que aplicó Brasil.

El diario Folha de São Paulo advirtió ayer que el apoyo de Brasil a una liberalización mundial del comercio industrial que el gobierno de Cristina Kirchner rechaza "es una puñalada por la espalda a la Argentina, sin que haya habido cualquier contrapartida significativa de los países ricos". Y agregó: "[La puñalada] toma al gobierno de Cristina Kirchner en su peor momento interno".

El ministro de Desarrollo brasileño, Miguel Jorge, respondió en Brasilia al artículo de Folha : "Dudo de que el canciller Celso Amorim haya traicionado a sus amigos". Altas fuentes del gobierno argentino aclararon que la relación bilateral no está resentida, pero admitieron que los roces entre los cancilleres Jorge Taiana y Amorim en Ginebra no son auspiciosos para el encuentro entre los presidentes.

Dos temas más se discutirán durante la visita de Lula entre el secretario de Industria, Fernando Fraguío, y su par de Desarrollo brasileño, Ivan Ramalho, el martes, en la comisión de seguimiento del comercio bilateral. Por un lado, el gobierno de Lula autorizó ayer la importación de 141 productos industriales de fuera del Mercosur con aranceles que fueron reducidos del 14 al 2% hasta fin de año, lo que significa una nueva violación unilateral del arancel externo común.

Los sectores beneficiados son papel y celulosa, autopartes, maquinaria, textil y siderúrgico. Esta rebaja permite la reducción temporaria del arancel sobre productos que no se fabrican en Brasil.

Por otro lado, hablarán de las acusaciones de la asociación de los molinos brasileños, Abitrigo, contra algunos competidores de la Argentina por presunto dumping (venta por debajo del costo, que es considerada competencia desleal). La Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) rechazó ayer esas imputaciones. Abitrigo había denunciado el viernes que molinos argentinos están exportando a Brasil con subsidios que otorga el Estado argentino para mantener el precio en el mercado interno.

La FAIM dijo que es "totalmente descabellado decir que se exporta harina elaborada con trigo al valor del mercado interno, ya que las compensaciones se reciben sólo una vez que se deduce el trigo equivalente para las exportaciones de harina informadas por la Aduana argentina con los correspondientes cumplidos de embarque. Detrás de esta mentira se esconde el viejo anhelo de los molinos brasileños de evitar competir con la harina argentina", culminó la FAIM.

Negocios
Lula se reunirá con Cristina Kirchner el lunes. Vendrá con una delegación de hombres de negocios, y la idea es que concreten acuerdos de comercio o inversión con sus pares argentinos para cuando ella le retribuya la visita, el 7 de septiembre.

Por la tarde del lunes y la mañana del martes se hará la ronda de negocios. El gobierno argentino pretende equilibrar un poco el fuerte déficit en el intercambio industrial con Brasil. Para ello, detectó sectores considerados estratégicos: entre ellos, figuran el automotor, autopartista, maquinaria, calzado, industria naval, químico y petroquímico, textil, alimentos y bebidas, y biocombustibles. También habrá reuniones entre los bancos de fomento Nación, BICE y el brasileño Bndes.

Algunos empresarios ya están tomando c

Temas en esta nota

    Cargando...