Una tarde para expositores y opositores

Premiaron a los caballos Polo Argentino y a las hembras Angus; aplaudieron a legisladores de la UCR en la pista central.

Por
31deJuliode2008a las07:07

Al presidente de la Unión Cívica Radical, el senador Gerardo Morales, le tocó premiar a un hermoso caballo de Polo Argentino propiedad de Eduardo Heguy. Al titular del bloque de senadores de la UCR, el jujeño Ernesto Sanz, le cupo la tarea de colocarle la cucarda de campeona a una briosa hembra, también de Polo, nacida en el haras La Dolfina, de los Cambiaso. El primero fue acompañado por el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens. El segundo, por el vicepresidente de la entidad anfitriona, Hugo Luis Biolcati. El de ayer, en la Rural, fue un día de alegrías para expositores y opositores.

Los mejores caballos de Polo Argentino y las hembras de la raza Angus recibieron el reconocimiento de los jurados transformados en cucardas. Los políticos se fueron con el reconocimiento de los presentes transformado en aplausos.

Los radicales cumplieron con la ceremonia del almuerzo en el restaurante central del predio palermitano. Tras los postres disfrutaron del calor de los de los vítores -tan escasos últimamente para los correligionarios del centenario partido- cuando ingresaron en la pista central secundados por los directivos dueños de casa.

En los trescientos metros que median entre la exclusiva casa de comidas y la pista central, todos firmaron autógrafos y también todos aceptaron sacarse fotos con los ocasionales paseantes. Sanz, a fuerza de ser sinceros, fue más requerido que Morales. Tanto que ante la insistencia de una señora, el propio presidente de la UCR ofició de fotógrafo para que la doña se perpetuara en un una imagen con inevitable destino de portarretrato en el modular del living con el sonriente senador jujeño.

La delegación radical se completó con el presidente del bloque de diputados, Oscar Aguad, y los legisladores Rubén Lanceta, Gustavo Cusinato, Federico Kenny y Juan Carlos Marino. Entre ellos no faltó quien mentara aquella "otra rural", la de 1988, que silbó estruendosamente al entonces presidente Raúl Alfonsín.

A veinte años de aquel sábado, al parecer, son distintos los vientos que soplan en esa porción de pampa encerrada entre los elegantes rascacielos de Palermo.

Ninguno de los políticos, sin embargo, llega a rozar siquiera la popularidad y el magnetismo que sobre las masas ejerce el entrerriano Alfredo De Angeli.

Expectativas
El de Gualeguaychú, director por la Federación Agraria de Entre Ríos -detalle que los viejos socios de la Rural no dejan de tener en cuenta-, volvió a Palermo para seguir colocando cucardas. Con su estilo campechano parece haber aprendido rápidamente los códigos de la fama. Le dedicó más de 45 minutos a la charla, a la firma de autógrafos y a las fotos caseras. Aceptó uno que otro mate, sonrió y repartió besos. No se lo notó incómodo.

Apenas unos pocos parecían acordarse de lo que ocurría por esas horas con las Angus. La vaca Zorzal Rose, de la cabaña San José, era consagrada Gran Campeón Hembra, y Rubetita Fontana, de las cabañas La Rubeta y La Negra, recibía el premio Reservado Gran Campeón Hembra de la misma raza. Entre hoy y mañana será premiado el resto de las categorías de la raza Angus y de Hereford y Polled Hereford.

Después, habrá que sentarse a esperar el sábado, día de inauguración oficial y de discursos. Lo que no es poco.

Por Luis Moreiro.

Temas en esta nota

    Cargando...