Fuerte reclamo al Gobierno por la deuda

Binner (Santa Fe) se suma a Schiaretti (Córdoba) en el pedido de fondos adeudados para descomprimir la situación social.

01deAgostode2008a las07:31

Con las imágenes de caos y violencia que por dos días consecutivos sacudieron al centro de Córdoba como vívida advertencia, distintos gobernadores enrolados en la oposición redoblaron ayer su presión hacia la Casa Rosada en busca de fondos adeudados para afrontar déficits y erogaciones urgentes.

El gobernador de Córdoba, el peronista Juan Schiaretti, y su par de Santa Fe, Hermes Binner (socialista), reclamaron, además, una mejor distribución de los fondos correspondientes a las provincias previstos en la ley de coparticipación federal, cuya modificación se dilata desde la reforma constitucional de 1994.

Por lo bajo, cerca de los gobernadores se habla de "discriminación" hacia las provincias cuyas administraciones se opusieron a políticas de la Casa Rosada como la de retenciones móviles, que motorizaron el prolongado conflicto con el campo.

"Si la Nación nos envía los 1079 millones de pesos, que es el déficit de los próximos doce meses, el Poder Ejecutivo provincial enviará inmediatamente a la Legislatura el proyecto de ley para derogar la norma", afirmó ayer Schiaretti. Se refería a la ley previsional sancionada por la Legislatura provincial que determinó un recorte en los haberes jubilatorios y suba de impuestos como Ingresos Brutos y contribuciones al campo.

"No estamos reclamando algo desmedido, porque todos deben saber que el sistema jubilatorio nacional se financia con dos componentes: la mitad con los aportes que hacen los trabajadores y contribuciones de sus empleadores y la otra mitad con recursos coparticipables que corresponden a las provincias", afirmó el mandatario cordobés, que volvió ayer a padecer manifestaciones en su contra por parte de sindicatos y grupos políticos de su provincia.

Schiaretti, que ayer pidió formalmente una audiencia con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, para tratar "los puntos que hacen a la relación provincia-Nación", reclama a la Nación unos 1500 millones de pesos adeudados, entre transferencias varias, sistema jubilatorio y seguridad alimentaria.

El que sí llegó con reclamos específicos a la Casa Rosada fue Binner, que al igual que su par cordobés mantuvo una posición favorable a los planteos del agro.

Massa recibió ayer al gobernador de Santa Fe y debió escuchar de su boca reclamos por cerca de 1000 millones de pesos en concepto de fondos previsionales y planes federales. También le pidió agilidad en la implementación del plan federal de viviendas y de construcción de escuelas prometidas por la Nación.

"Fue una reunión positiva. El gobernador le llevó a Massa las inquietudes de la provincia y se llevó la disposición a evaluar y encontrar alternativas para cada problema", afirmaron a LA NACION voceros del gobernador y un legislador de trato diario con Binner luego de la audiencia.

Después de la reunión, Binner evitó el diálogo con la prensa. Pero sus voceros afirmaron a LA NACION que el mandatario socialista está empeñado en una reforma tributaria para engrosar las arcas provinciales, a la vez que afronta crecientes reclamos de los gremios por aumentos salariales.

"Nuestra política, en ambos casos, es de diálogo con todos los sectores", afirmaron cerca de Binner, para diferenciarlo de Schiaretti, que ayer llamó a la negociación con los gremios cordobeses, algunos de los cuales protagonizaron las protestas de anteayer, que dejaron 25 heridos y 10 detenidos.

Siempre en la agenda
Los fondos adeudados por la Nación a las provincias también entraron en la agenda de la conversación entre Massa y los gobernadores kirchneristas Daniel Scioli (Buenos Aires) y Mario Das Neves (Chubut), que durante los últimos días se reunieron en el marco del llamado al diálogo lanzado por el sucesor de Alberto Fernández.

Temas en esta nota

    Cargando...