Alerta para el modelo K: la soja y los cereales no paran de caer en el mundo

La caída de la soja pone un signo de interrogación sobre la marcha del modelo en lo que resta del año. Hay inquietud en el Gobierno y entre los analistas privados.

Por
05deAgostode2008a las07:17

¿Se termina la fiesta mundial en los precios agrícolas? Esta es la pregunta que ayer se hacían varios analistas durante una jornada tensa en que la soja se desplomó 5,2%; la mayor baja en 10 meses. De hecho, estuvo al borde del límite máximo de caída permitido en el mercado para un solo día.

La oleaginosa cerró en Chicago a u$s 475,8 por tonelada y en los últimos 30 días perdió nada menos que 21%. Semejante derrumbe amenaza los pilares del modelo K. El superávit fiscal y comercial hoy dependen más que nunca de la soja.

Los mercados locales ayer recibieron la noticia con fuertes caídas, tanto en la plaza agropecuaria, como en la Bolsa de valores y en los bonos. En el Gobierno siguen de cerca el retroceso, y algunos ya se muestran preocupados. Pero no hay que dramatizar. Pese al descenso, la soja continúa a niveles beneficiosos para el país.

Una serie de factores se unieron para generar la tendencia descendente que muestra la soja, en un ambiente caracterizado por la volatilidad en los mercados. Los principales son las condiciones climáticas favorables en EE.UU. que impulsan la cosecha y expanden la oferta (haciendo caer el precio), la sensación generalizada de que los commodities agropecuarios podrían estar cerca de su techo, la debilidad del dólar a nivel mundial y la caída del precio del petróleo que alientan el temor a una recesión global.

A todo ello se le suman cuestiones más puntuales, como la decisión del gobierno de China de liberar parte de las reservas estatales de aceite de soja. Tampoco juega en contra, por supuesto, los rumores sobre nuevas retenciones que estaría estudiando el Gobierno.

Aun con la fuerte caída de la soja en las últimas semanas, la retención que deberían pagar actualmente los exportadores si estuviera vigente el sistema de alicuotas móviles sería del 41,5%; todavía 6 puntos porcentuales superior a la presente (en 35%).

A tono con la soja, también cayeron ayer el maíz y el trigo. En el primer caso el descenso fue del 5% en Chicago, hasta u$s 218,7 por tonelada, el menor valor desde octubre del año pasado. Mientras que el trigo cedió 4,3% y terminó a u$s 288.

Ismael Caram, Gerente de Operaciones del Rofex, señaló que “curiosamente, ahora que se resolvió el conflicto con el Gobierno, el frente externo en lo que se refiere a la soja empezó a jugar en contra”. El especialista afirmó que “el mercado entró en una etapa muy volátil en función de las noticias sobre las estimaciones del clima en EE.UU”.

Por su parte, Camilo Tiscornia, director de la consultora Castiglioni, Tiscornia & Asociados, señaló que la caída en la soja “tendrá un impacto en la recaudación fiscal”. Y aseguró que “este es Talón de Aquiles de la economía”. Según Tiscornia, “con el correr de los años, nos hemos hecho más dependientes de los precios de los commodities”.

En lo que refiere al mercado local, ayer el contagio con los precios internacionales llevó a mostrar bajas de entre $ 30 y $60, siendo la soja la más afectada. Las fábricas de Timbúes, San Martín, San Lorenzo, VGG, General Lagos, Ricardone y San Jerónimo pagaron $ 860 por la mercadería con descarga inmediata. A estos niveles de precios no se relevaron operaciones. Además, el contrato ISR del Rofex ajustó su posición Septiembre 08 a u$s 294,50 y Noviembre 08 a u$s 299,50. La posición Mayo 09 quedó a u$s 278.

Por Juan Cerruti y Esteban Rafaele.

Temas en esta nota

    Cargando...