Cristina tomó la decisión del encuentro para descomprimir

La Presidenta ordenó que se reciba a la Mesa de Enlace en una reunión de agenda abierta.

Por
06deAgostode2008a las07:06

Cristina Kirchner tomó la decisión ayer por la mañana y así se lo hizo saber a Carlos Cheppi, a quien citó para decirle que a la tarde preparara la reunión con las cuatro entidades.Por lo que deslizó una fuente de la Casa Rosada, la Presidenta puso como condición recibirlas junto al titular de la ONCCA, Ricardo Echegaray, casi demonizado por exportadores y los mismos productores.

Un rato después, el flamante secretario de Agricultura tuvo que desdecirse de sus propias palabras, cuando al asumir hace 15 días anticipó a un canal de tevé, que iba a dialogar con los dirigentes del campo, pero de manera separada.

La reunión fue sin agenda, en un intento del Gobierno de ir a de poco, aunque intentando marcar de nuevo los espacios. Y ante la imposibilidad de dividir al bloque ruralista, sacaron de la galera la idea de crear comisiones de enlace por provincia, para que se debatan a fondo las economías regionales.

Por cierto, tanto los dirigentes como los técnicos de Agricultura subrayaron al final del primer encuentro con la Mesa de Enlace, que se había descomprimido la situación y que estaban ante una nueva oportunidad.

Del lado de las entidades transmitieron como mensaje que el tiempo los apremia. Los frigoríficos, con las crecientes trabas para exportar, tienen sus cámaras repletas de medias reses y eso se refleja en precios deprimidos para los ganaderos. En octubre, además, comienzan las siembras de maíz, de soja y de girasol y la sequía está castigando al trigo. Si no hay un mejor ambiente, se podría arruinar buena parte de la cosecha. Denunciaron que la lechería se encuentra en terapia intensiva.Otro dato: hay un nuevo escenario internacional, marcado por una asombrosa volatilidad en las cotizaciones.

Ingeniero agrónomo de profesión y kirchnerista de alma, Cheppi pasó toda su vida profesional en el INTA. Es conocido por el sector y tiene el respeto de los dirigentes. Según trascendió, dejó en claro que no quiere perderlo. A su equipo le transmitió que éste no era su bautismo de fuego, ya que está acostumbrado a interactuar con las entidades, que poseen representantes en el directorio del INTA. Y a las mismas entidades les dio a entender que no iba a moverse en caliente.

Alguien intuyó que su discurso es duro en lo formal, pero que en la práctica promete avanzar en temas concretos. Quienes lo conocen, destacan que más allá de su filiación política, "sabe y posee vocación de trabajo institucional", dijo el experto Osvaldo Barsky.

Hacia adelante, las dudas se centran en la ONCCA, el organismo de control que se ha transformado en la principal herramienta de política agropecuaria y que Cheppi, por ahora, no controla. Es cierto que el flamante funcionario es más enérgico que su antecesor De Urquiza. También habrá que ver si puede avanzar. "En un país normal, la reunión de ayer es un paso importante", concluyó Barsky.

Por Silvia Naishtat.

Temas en esta nota

    Cargando...