Brasil busca mayor integración, pero ahora también reclama por el vino

Lo planteó el viceministro de Desarrollo de ese país, Iván Ramalho, a su par argentino, Fernando Fraguío. Buscan limitar aún más las exportaciones locales.

06deAgostode2008a las07:31

Los anhelos de avanzar en la integración productiva y pulir las asimetrías comerciales con la Argentina quedan en el olvido cuando de los intereses de los industriales brasileños se trata. El gobierno de Cristina Fernández regularizó las exportaciones de trigo y aumentó las retenciones a las ventas de harina, dos clásicos reclamos brasileños, pero la administración de Luis Inacio Lula da Silva va por más y ahora también reclama por el ingreso de vino argentino.

La delegación que llegó al país acompañando a Lula aprovechó la oportunidad para realizar la reunión mensual de la comisión de monitoreo del comercio bilateral, de la que participaron, como es habitual, el secretario de Industria, Fernando Fraguío, y su par brasileño, Iván Ramalho. A diferencia de otras oportunidades, las restricciones en los envíos de trigo no estuvieron en el centro del debate. La Argentina habilitó el registro de 902.000 toneladas del cereal, que podrían ser vendidas íntegramente a Brasil, y ello tranquilizó las aguas. También subió las retenciones a las exportaciones de harina de 10% a 18%, en otro claro gesto favorable al país vecino. Pero ahora el mayor socio del Mercosur abrió el frente vitivinícola y reclama que se eleve el piso de precio a partir del cual las bodegas argentinas pueden colocar vino en Brasil.

“Existe un acuerdo que establece que las empresas argentinas no pueden exportar vino de un valor inferior a los u$s 8. La industria brasileña quiere reajustar ese valor”, consideró Ramalho. A este reclamo, Fraguío respondió: “El problema es que aún el vino de bajo precio es bueno en la región”.

Con la revaluación del real, los industriales de Brasil perdieron competitividad frente a las bodegas argentinas, que se vieron beneficiadas con un aumento de sus ventas. Es por ello que el valor de u$s 8 la caja ya no les alcanza y ahora buscan que ese piso se eleve a u$s 12/15. Según señaló a El Cronista el gerente de la Unión de Vitivinicultura Argentina (UVA), Sergio Villanueva, “si ese valor subiera a u$s 10 la caja, la industria local reduciría sus exportaciones de vino en 20%”.

Los sectores privados de ambos países establecieron ese piso en 2005, debido a un reclamo de Brasil de que la invasión de vinos argentinos estaba afectando la producción local. La industria argentina firmó ese acuerdo, pero ahora no está dispuesta a elevar ese valor. Incluso, en la última reunión que tuvieron, dos meses atrás, los bodegueros nacionales les plantearon a sus colegas brasileños que las estadísticas muestran que la limitación al ingreso de vinos argentinos no mejoró la industria vitivinícola de Brasil y que, además, está beneficiando a terceros países, como Chile, por ejemplo.

Villanueva señaló que en ese encuentro, los industriales del país vecino no sólo les habían adelantado que reclamarían una suba del piso de u$s 8 la caja, sino que también buscaban renegociar el acuerdo de desgravación arancelaria que Brasil tiene con Chile y aumentar el arancel externo comun para el sector. “Esas son expresiones de deseo, que no sabemos si se concretarán, pero en lo que respecta al reclamo que nos hacen, creemos que la problemática de Brasil pasa por la necesidad de realizar una profunda reestructuración de su industria y, tal vez, considerar que la Argentina puede ayudarlos desde la experiencia”, aseguró el gerente de UVA, quien agregó que “el consumidor brasileño elige los vinos argentinos por su relación calidad-precio”.

Autopartes

El intercambio de autopartes también fue parte de la agenda entre ambos funcionarios, ya que existe un compromiso de Brasil de contribuir a que disminuya el fuerte déficit comercia

Temas en esta nota

    Cargando...