Salen de la bolsa los últimos optimistas que todavía esperaban cambios

Los inversores que especulaban con una recomposición de los precios locales a partir de nuevos anuncios ya descartan alguna novedad. Nuevo mapa inversor.

Por
06deAgostode2008a las07:34

A pesar de que la sabiduría popular recomienda ser optimista y dejar el pesimismo para tiempos mejores, en la resignada city porteña ya nadie “compra” ilusiones de cambio. Más bien están terminando de vender las que tenían “en stock”.

En las mesas, señalan que ni el último de los mohicanos seguramente se habrá sentido tan solo como aquellos inversores locales que esta semana no tuvieron otra opción más que ponerse una pastilla de nitroglicerina debajo de la lengua y liquidar sus carteras de inversión a cualquier precio. No ven que haya oportunidades a pesar de los precios.

Son los últimos optimistas, una rareza criolla que sólo conserva buenos recuerdos de lo que alguna vez fue un mercado alcista que prometía y que ahora ha consumido gran parte de las expectativas fatigosamente defendidas y atesoradas en las últimas semanas. También se trata de aquellos que reservaron una cuota de ilusión para la supuesta finalización del conflicto entre el Gobierno y el campo y que incluso apostaron que la entrada del jefe de Gabinete Sergio Massa era sólo “el principio” de una larga serie de cambios. Pero claro, después vino la conferencia de prensa del sábado y la confirmación de que no habría cambio ni profundización del cambio. Y entonces todo cambió. Al menos para aquellos que todavía tenían sus ahorros en activos en pesos que desde entonces se dedicaron a vender sus activos a cualquier precio.

“Que alguien diga que no se arrepiente de nada cuando el país estuvo muy complicado en los últimos meses es una negación alarmante”, señaló un portfolio manager de uno de los principales brokers del mercado refiriéndose a las declaraciones de Cristina Kirchner.

Hay más. Aquellos que manejan los fondos de inversores sofisticados tampoco quieren. “Las AFJP han liquidado las posiciones que tenían en fondos comunes que seguían la evolución del mercado local”, señaló un operador.

En fila india, en los últimos 5 días acciones como Pampa han perdido 17% de su valor de mercado. Otras como Grupo Clarín, Ledesma y Molinos llevan una caída de entre 11% y 13%.

“La caída de la bolsa local dejó en evidencia lo delicado del momento que vive la plaza doméstica por la realidad política y los conflictos irresueltos”, señalaron en otra casa de Bolsa. Claro, casi u$s 8.000 millones ha perdido las empresas locales de valor de mercado.“Todo el mundo está muy desilusionado, la bolsa es una tristeza, son tiempos difíciles y más para aquellos aventureros que pretendían aprovechar estos buenos precios para posicionarse y quizás apostar a alguna buena noticia de balances”, dijo otro operador.

Jornada empetrolada

Ayer el Merval retrocedió 0,2%. Salvó el honor, eso sí, al quedar por arriba de los 1.800 puntos. Para los analistas, todo lo definió el petróleo cuya cotización retrocedió a u$s 119 el barril. A contramano de los mercados internacionales que experimentaron fuertes subas (ver página 3). La baja en las acciones vinculadas al petróleo resultó determinante. El volumen de negocios repuntó levemente frente al promedio de los últimos días y cerró en $ 79 millones.

En este sentido, las acciones que más cayeron fueron Petrobrás Brasil, que cedió 3,12%, Clarín, que volvió a retroceder 2,40% y Petrobrás Energía, que bajó 1,87%.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...