Sangría en el mercado de bonos: los títulos se hundieron casi 6%

Se calcula que Chávez vendió hasta u$s 500 millones en bonos locales. El Descuento en pesos pierde más de 8% en cuatro días. El Gobierno saldría a recomprar títulos con más fuerza.

Por
08deAgostode2008a las07:35

Rumores de todo tipo inundaron de pesimismo a la plaza local y dispararon una ola de ventas que terminó mostrando caídas de casi 6% en los títulos públicos. Como si no fuera suficiente con la decepción que provocó en el mercado la confirmación de que todo seguirá igual (Cristina dixit, el sábado pasado), se sumaron potenciales malas noticias: que las calificadoras de riesgo le bajarían la nota a la Argentina. Puntualmente, en las mesas se le adjudicó a Standard & Poor’s (la agencia que en mayo le colocó perspectiva “negativa” a la nota del país) este posible downgrade. Consultado por El Cronista, Sebastián Briozzo, director de calificaciones de S&P, dijo que “si bien la calidad crediticia se vino deteriorando, esto está incorporado en la nota de B+ que tiene el país”. “Creemos que sigue siendo necesario que haya más certidumbre con el rumbo del país. Cuando pusimos la perspectiva negativa fue porque no creíamos que fuera a haber cambios”, dice Briozzo dejando entender que lo “nuevo” que ocurrió desde que cambiaron la nota argentina (el fracaso de las retenciones móviles en el Senado, la salida del Jefe de Gabinete y la confirmación de las políticas oficiales) estaba priceado en el escenario que tenía S&P. Si bien la agencia negó el rumor que se produjo ayer, en el mercado creen que tarde o temprano S&P le aplicará una baja en la nota ya que –dicen– es la que está alertando sobre un mayor deterioro de la economía. Aparte, comparativamente, la nota local provista por S&P está en un escalón más alto que la adjudicada por Moody’s y está en línea con la otorgada por Fitch.

Otro dato que pesó para que se viera una huida masiva de activos locales fue la reciente venta de u$s 1.000 millones en Boden 15 a Venezuela. Concretamente, desde un banco un extranjero dijeron que Chávez vendió ayer entre u$s 200-500 millones en bonos argentinos, o sea casi la mitad de lo que compró en la última emisión. “El tema es que Chávez sigue vendiendo u$s 200 millones por semana y tiene stock para rato (algo así como u$s 1.460 millones). Pero nadie quiere comprarlos, es mucho dinero para tan poca demanda”, señalaba un operador de Wall Street.

También espantó y sigue generando incertidumbre en el mercado que el Gobierno convalidara una tasa del 16% en esta última emisión, más emparentado con un país al borde del precipicio en términos financieros que uno cuya caja fiscal es lo suficientemente importante. El cálculo elemental que se hacen los operadores en el exterior es el siguiente: en 2009 el país tiene que pagar u$s 18.000 millones en intereses y amortizaciones de la deuda, pero de ese total necesita financiar u$s 12.000 millones. Si este año, con vencimientos por u$s 14.600 millones, se terminó pagando 16% anual en dólares a un “amigo” como Chávez, ¿como se conseguirán los fondos? Algunos, es más, ven posible que se reestructure la deuda en forma “voluntaria” como trascendió en algún momento.

En definitiva, demasiado pesimismo y pronóstico agorero para que el saldo sea contundentemente espantoso: el riesgo país, medido por el EMBI del JPMorgan subió 6,40% hasta los 684 puntos básicos (en niveles máximos desde la salida del canje de deuda en 2005), mientras que el Credit Default Swap –seguro para cubrirse de un impago del país– a 5 años se incrementó 11,5% y marcó otro récord de 843,7 unidades. Otro indicador, que mide no sólo los bonos en dólares ley extranjera como el EMBI sino también los de pesos, es el Índice de Riesgo Financiero (IRFE) de Ecolatina: terminó en 1.068 puntos, subiendo 95 puntos en tan sólo un día.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...