"El dólar puede llegar a 1,45/1,50 en el corto plazo pero no durará"

Según la economista jefe para Europa de Société Générale.

Por
08deAgostode2008a las07:37

Desde París, Veronique Riches-Flores, la economista jefe para Europa del Société Générale, prevé recortes de tasas en Europa para comienzos del 2009 y augura un dólar que después de dispararse a 1,45/1,50 por euro en el corto plazo, volvería desinflarse.

–Mientras Bernanke parece más propenso a comenzar a subir las tasas el año que viene, ¿cree que Trichet se verá obligado a recortarlas pronto?

–La situación de la economía justificaría ampliamente cierto relajamiento por parte del Banco Central Europeo. La zona euro está entrando en recesión. Desde España hasta Alemania, el PIB se contraerá en el segundo trimestre y seguramente lo vuelva a hacer en el tercero. La crisis económica está derivando a una desaceleración más clásica que golpea la inversión y las perspectivas del mercado laboral, lo que probablemente afecte al crecimiento también el año que viene. Nuestros pronósticos de crecimiento fueron recortados a 1% para este año y 0,4% para el que viene. Los salarios están quedando retrasados. El desempleo, que había caído a niveles históricos a comienzos de año, está teniendo un impacto creciente en las remuneraciones. La desaceleración esperada en el mercado laboral pronto revertirá la tendencia en el desempleo y reducirá la rigidez del mercado. Pero esto lleva tiempo –probablemente de dos a tres trimestres– antes de que le ponga un tope al crecimiento de los salarios y reduzca el temor del Banco Central Europeo respecto de la inflación. Por eso un recorte de tasas en Europa resulta poco probable antes del primer trimestre del 2009. Cómo estará el resto del mundo para entonces es algo extremadamente difícil de anticipar. El consenso parece más optimista que yo. Pero si tiene razón y el panorama de crecimiento global toca fondo hacia finales de año, el escenario más probable será un largo y duradero status quo. El próximo ciclo de ajuste monetario empezará entonces significativamente más tarde que el de Estados Unidos. Personalmente, no obstante, soy más escéptica. Estados Unidos está bajo grandes presiones y haría falta una caída mucho más importante en el precio de la energía para contrarrestarlas. Los países emergentes también está enfrentando una desaceleración neta. En suma, yo no cerraría la puerta a un escenario de recortes de tasas apenas comenzado el 2009 (tanto de parte de la Fed como de Europa)

–El dólar subió aún después de que la Fed dio a entender que no habría subas de tasas por ahora. ¿Seguirá avanzando?

–El dólar se ha visto impulsado por la caída del precio del petróleo y las menores expectativas del mercado de una suba de tasas en Europa. No creo, sin embargo, que las condiciones estén dadas para una mejora duradera dado el telón de fondo para la economía norteamericana, tanto en el corto como en el mediano plazo (déficit público, inflación más alta, endeudamiento del sector privado). La capacidad del resto del mundo para seguir financiando el déficit de Estados Unidos también puede convertirse en un problema en la medida en que la liquidez se vaya normalizando a nivel mundial. En resumen, aunque vemos al dólar subiendo a 1,45/1,50 por euro en el corto plazo, yo esperaría una persistente debilidad después de unas pocas semanas.

Por Laura García.

Temas en esta nota

    Cargando...