Aumenta el riego país y se complica el panorama financiero

Factores externos y desconfianza interna provocaron un nuevo derrumbe de los bonos que disparó la suba del riesgo país. Aumenta la preocupación del horizonte financiero del Estado en los próximos años.

09deAgostode2008a las08:35

El riesgo país llegó ayer a su nivel más alto desde la reestructuración de la deuda en 2005 tras una jornada explosiva que conjugó un contexto externo negativo -no son buenos los datos sobre la marcha de la economía de Estados Unidos-, y el incremento de la incertidumbre local por factores harto conocidos.

El día fue tan negro para los bonos, cayeron en promedio un 5 por ciento, que corrió fuerte el rumor de una baja de la calificación de la deuda de la Argentina, provocando que las cotizaciones se desplomen aún más.

El rumor se alimentó de un hecho fáctico, el riesgo país -medido por el índice EMBI+ del banco J.P. Morgan- rozó los 700 puntos, lo suficiente como para que la consultora Standard & Poor''s, que puso en revisión negativa la calificación de la deuda argentina en abril pasado, tenga argumentos para decidir una baja de la calificación de (B+) a (B-), el grado inmediatamente anterior al default.

Los analistas descascaron que ayer cobró mayor importancia el "repudio" generalizado del "mercado" a las estadísticas del Indec tras el cuestionamiento público de la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) y empresarios con nombre propio, que desató un "vuelo a la calidad" (es decir, desprenderse de activos riesgosos).

Ocurre que gran parte de la deuda reestructurada está ajustada por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), elaborado en base al índice de precios al consumidor y la reciente defensa del Gobierno Nacional del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, echó por tierra con las expectativas de algunos inversores acerca de la posibilidad de cambios en el organismo.

A su vez, se suman señales de desaceleración de la economía, lo que agrava los temores sobre el financiamiento que logrará captar el país el año próximo para afrontar sus compromisos financieros. Según datos de la Secretaría de Financiamiento serán necesarios unos 11.800 millones de dólares, el doble de la necesidad de financiamiento de este año.

Vía venezolana
Hasta el momento el gobierno ha utilizado la "vía venezolana" para cubrir sus necesidades de financiamiento. Situación que ha generado una mayor incertidumbre al ser colocaciones directas sin convalidar tasas que se estiman por encima del 14 por ciento. Superiores a las que logró Domingo Cavallo con el Mega Canje del 2000.

"Entre los inversores empieza a ponerse en el tapete lo peligroso de lo que es la caja (financiamiento) del año que viene y las señales de desaceleración de la economía", sostuvo Guillermo Curutchet, analista de Sudamericana de Finanzas, a agencias al explicar la caída de los activos. "Hay nubarrones y nadie quiere invertir", afirmó.

El analista de Puente Hermanos, Agustin Trella, suma como factores que desataron la suba del riesgo país, la menor compra de bonos del Banco Central y la espera de la revisión de la calificadora SyP de más de 150 securitizaciones a raíz del nuevo régimen impositivo para los fideicomisos. "Dicho régimen presto a la confusión entre los inversores", explicó.

Una de las razones por las cuales se desplomaron los bonos ayer fue la venta masiva y a cualquier precio de los papeles argentinos que Hugo Chávez adquirió esta semana por parte de los bancos venezolanos que los adquirieron.

Bonos a Venezuela
Argentina resolvió emitir títulos de deuda pública por 1.461,9 millones de dólares y con vencimiento en 2015 para venderlos de forma directa a Venezuela, de acuerdo a una resolución publicada en el Boletín Oficial.

Se trata de una nueva emisión de Bonos del Gobierno Nacional (Boden) 2015 en dólares, títulos que Argentina ya ha colocado en forma direc

Temas en esta nota

    Cargando...