La industria aceitera está en condiciones de pagar a los productores 190 $/tonelada más por el girasol

La capacidad de pago de las fábricas se ubica en la actualidad en torno a unos 1050 $/tonelada. Pero en el Up River los valores ofrecidos no superan los 860 $/t por el descuento que aplican para cubrirse del riesgo generado por las regulaciones de la Oncca.

11deAgostode2008a las17:22

La capacidad de pago de la industria aceitera se ubica en la actualidad en torno a unos 1050 $/tonelada. Sin embargo, en la zona de influencia de Rosario (Up River) los valores ofrecidos a los productores no suelen superar los 860 $/tonelada.

Este fenómeno se explicaría por un descuento que están aplicando los industriales aceiteros para cubrirse del riesgo comercial generado a partir de las crecientes regulaciones exigidas por la Oncca para poder concretar un embarque.

“Todas las cuestiones de reglamentación que implementó el gobierno nacional en las últimas semanas fueron diseñadas para impedir el normal funcionamiento del mercado”, comentó Enrique Erize, titular de la consultora Nóvitas.

“El precio (local) del girasol local está muy divorciado de los valores internacionales por la complejidad existente para trabajar en el actual escenario”, señaló Erize, para agregar luego que “el mercado no está en su momento de plenitud ni lo estará en los próximos meses”.

A partir del pasado mes de junio el gobierno nacional, a través de la Aduana, comenzó a restringir las ventas externas de aceite de girasol por temor a que se produzca desabastecimiento en el mercado interno. Las empresas afectadas fueron Oleaginosa Moreno, Nidera, Cargill, Molinos Río de la Plata, Aceitera Gral. Deheza y Vicentín.

“En este momento no se están registrando trabas para realizar embarques de aceite de girasol; de todas formas, en el mercado existe mucha incertidumbre porque se sabe que en cualquier oportunidad el gobierno volverá a utilizar estos mecanismos", indicó hoy Carlos Sánchez Negrete, analista de mercados granarios e integrante de la Consejo Directivo de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir).

“El mercado de girasol está totalmente desvirtuado: las compensaciones dejaron de pagarse y esto va en contra de cualquier precio razonable que debería recibir el productor”, añadió Sánchez Negrete.

El último pago de compensaciones asignado a la industria aceitera que comercializa productos en el mercado interno fue girado por el gobierno nacional el 17 de marzo pasado. Luego los aportes se interrumpieron.

A fines de junio pasado las principales industrias aceiteras –nucleadas en Ciara– firmaron un acuerdo con el Ministerio de Economía de la Nación por medio del cual se comprometieron a comercializar aceites envasados a precios reducidos en el marco de “un esquema de autocompensación privado”.

“La exportación de aceites y sus derivados compensará a los abastecedores del mercado interno de aceites de soja, girasol y sus mezclas, la diferencia entre el precio de aceites crudo en el mercado internacional neto de derechos (precio FAS) y el precio de abastecimiento en el mercado local”, indicó en su momento Ciara por medio de un comunicado.

El acuerdo fue firmado por Aceitera General Deheza (para sus productos Natura, Sojola, Cada Día y Familiar); Molinos Río de la Plata (Cocinero girasol y mezcla); Molinos Cañuelas (Girasol Cañuelas, Girasol Florencia y Mezcla Il Giorno); Nidera (Legítimo Girasol); Vicentín (Girasol Vicentin y Mezcla Oleo Mix); Germaíz (Corazón, Gersol, Precoz mezcla y Gersoja); y Tanoni Hnos (Comodoro mezcla, Costa del Sol Girasol e Indigo mezcla).

El acuerdo generó un conflicto con cadenas grandes y medianas de supermercados, cuyos titulares denunciaron que los precios reducidos de los aceites se ofrecen a costa del margen de ganancia del sector supermercadista.

La cuestión es que para que el acuerdo no sea tergiversado en la góndola, las fábricas acei

Temas en esta nota

    Cargando...