Con preocupación, el ruralismo evalúa hoy si retoma la protesta

Enojo de los productores por la falta de soluciones para la leche, la carne y el trigo.

12deAgostode2008a las07:06

Con una extensa agenda de temas y la presión de los productores que amenazan con volver a las rutas, la Comisión de Enlace se reunirá hoy para decidir si el campo vuelve a organizar una protesta, debido a la falta de señales componedoras de parte del Gobierno.

Aunque aún no se determinó la hora ni el lugar (hay varias reuniones fijadas sobre diferentes temas, como la negociación salarial de los peones rurales o la de la subcomisión de carnes), para los ruralistas está claro que el encuentro estará cargado de desánimo por la falta de respuestas de la Casa Rosada, que hasta ayer no había convocado a los ruralistas. "Cada vez que hay un acercamiento con el Gobierno viene alguien de afuera, ensucia la cancha y el acuerdo no llega", se quejó el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Luis Biolcati.

"A pesar de que quedó una sensación de éxito después de la caída de las retenciones móviles, los productores están muy nerviosos por la falta de certidumbre y están organizando nuevas protestas", advirtió Biolcati, que criticó la insistencia del Gobierno en negociar soluciones para el campo a nivel provincial, "cuando hay muchos temas que deben tratarse a nivel nacional". Calificó de alarmante el trascendido según el cual el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, estaría trabando las exportaciones de queso con el fin de garantizar la provisión del mercado interno.

"El sector necesita soluciones concretas. De lo contrario, nos vamos a quedar sin carne, leche, ni trigo ni maíz", alertó desde Villaguay el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Néstor Roulet.

Según Biolcati, la Comisión de Enlace tiene una larga lista de temas por tratar, además de analizar la posibilidad de volver a alguna forma de protesta pacífica. Por ejemplo, en lechería, los productores protestan porque están produciendo a precios mayores de los que reciben en pago por el litro de leche y pronostican una caída en la producción para 2009.

"La situación es desesperante. A nadie le están cumpliendo los precios prometidos, de 94 centavos por litro, y encima con eso ni siquiera se cubre el costo de producción, que es de 1,25 peso. En este contexto, las fábricas y los productores chicos van a quebrar", dijeron Guillermo Giannassi y Tomás Bonner, especialistas en lechería de la Federación Agraria Argentina (FAA) y de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), respectivamente.

Otro tema en agenda son las restricciones impuestas por la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) y por la Secretaría de Comercio Interior para el comercio y la exportación de carne, que desploma los precios de la hacienda y provoca incertidumbre en el negocio ganadero. "Nos estamos comiendo el futuro. Si tenemos en cuenta el actual stock y la extracción que hacemos, va a ser imposible mantenerlo en el futuro", dijo Roulet.

Respecto de la agricultura, las entidades están preocupadas por la reducción en la intención de siembra del 10% del maíz y una caída importante en la producción de trigo, que en algunos lugares, como Entre Ríos, ya alcanzó el 22 por ciento.

Nuevo encuentro
En este contexto, los dirigentes hoy deberán verse cara a cara con funcionarios del Gobierno, como el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, por la negociación del aumento del salario de los peones rurales.

Aunque el acuerdo está casi sellado por una suba del 30 por ciento, el ambiente del encuentro no se prevé cordial. Sucede que ayer el Gobierno llamó a las entidades para adelantar la firma del aumento y tener una foto de los ruralistas junto con la presidenta Cristina Kirchner, invitación que las entidades rechazaron, al aducir problemas de agenda.

"Imagínese lo que puede pens

Temas en esta nota

    Cargando...