Apuran una ley que promueve la fertilización

La presidenta de la Agricultura, Silvia Giusti, lo conversó ayer en una reunión con Carlos Cheppi. Se estudia la aplicación de incentivos de tipo fiscal para aumentar uso de fertilizantes, y también los rindes.

12deAgostode2008a las16:12

Abundan los estudios que aseguran que la agricultura argentina podría elevar rápidamente, y muy rápidamente, su potencial productivo tan solo revirtiendo el balance de nutrientes en los suelos que se destinan a cultivos. Esto es agregar nutrientes en lugar de extraerlos únicamente.

Sabido es que con el grano se va parte de la fertilidad del suelo, y con el suelo metido dentro del grano se va en definitiva la tierra que permite producirlo, dicho en términos económicos el capital tierra. Hay quienes conocen a la perfección este proceso, y les importa redondamente un bledo.

Luego están los que no se dejan tentar y fertilizan. Pero existen también los que sabiendo que deberían invertir en nutrientes, hoy no pueden hacerlo. El secretario de agricultura Carlos Cheppi y algunos senadores nacionales no son ajenos a esta problemática y al parecer hay una decisión política de revertirla.

Según el titular de la cartera agrícola un objetivo hacia 2015 que se ha trazado la propia conducción de la secretaría es el de alcanzar los 150 millones de toneladas de granos. El objetivo, podría estar a la vuelta de la esquina para algunos expertos y mucho tiempo se ahorraría si se fertilizara de cara a esa meta.

Pero el ex presidente del INTA no solamente ha declarado públicamente el interés por aumentar el volumen, sino también que quiere hacerlo de forma diversificada y de modo sustentable. De allí que desde el Instituto se trabaja sobre una hipótesis que aspira a elevar la producción cereales y oleaginosas en forma proporcionada.

Así la aspiración es llegar a 2015 con 15 millones de toneladas más de soja, un 37% más que ahora, pero también con fuertes incrementos en la producción de otros granos. Para el trigo unas 7 millones de toneladas adicionales, un 48% más.

En el caso del maíz se aumentarían unas 24 millones de toneladas extra, que representan un incremento del 120%; y para el girasol un volumen total de 7,1 millones de toneladas, que implica un aumento en torno al 86% de la producción actual. Tampoco quedan afuera cultivos como el arroz y otros menos tradicionales.

Mientras tanto en el Senado de la Nación cuatro mujeres que votaron a favor de la resolución 125 en su momento, presentaron un proyecto de ley que apunta a la creación de un programa de promoción del uso de fertilizantes y agroquímicos.

La iniciativa está encabezada por la presidenta de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca, Silvia Giusti (Chubut), quien ayer mantuvo una reunión con el secretario de Agricultura, donde se habló del proyecto de ley.

El uso de fertilizantes, que por sus costos “son prohibitivos para el pequeño productor” según indicó Mario Llambías a El Enfiteuta, fue uno de los temas que plantearon como preocupación las entidades con el titular de la SAGPyA en la primera conversación formal hace siete días.

“Esta primera reunión tuvo como objetivo principal el acuerdo para el tratamiento legislativo de algunos proyectos de interés para el sector” declaró Giusti a la salida de la reunión con Carlos Cheppi. Según indicó la senadora patagónica el titular de Agricultura se comprometió a acercar aportes para avanzar con la ley sobre fertilizantes.

No obstante, en el Senado hay otras dos iniciativas que abordan el tema. Una es autoría del senador cordobés Roberto Urquía, que presentó un proyecto pocos días antes que Giusti, y que no tiene diferencias sustanciales. Ambos promueven la desgravación del impuesto a las ganancias para el uso de fertilizantes.

Una tercera propuesta la elevaron los entrerrianos Blanca Osuna y Pedro Guastavino, también desde el kirchnerismo, que avanza para desg

Temas en esta nota

    Cargando...