La Pampa recibió con quejas a la Presidenta

Hubo una protesta de los ruralistas

Por
13deAgostode2008a las07:49

"Cris, vení, comé y charlamos." Con un enorme cartel, los productores agropecuarios de La Pampa esperaban a la Presidenta. Pero Cristina Kirchner no se les acercó: apenas los saludó.

La Presidenta estuvo ayer tres horas en La Pampa para dejar inauguradas 488 viviendas y decir que construirán otras 6000 en tres años. Además, anunció la construcción de un gasoducto. Y tuvo que prometer una vez más, como ya lo hicieron otros presidentes, que harán un segundo tramo de un acueducto Santa Rosa-General Pico.

En rigor, la visita fue un espaldarazo al gobernador Oscar Jorge (PJ). En medio del conflicto del campo, Jorge se ubicó del lado de la Casa Rosada.

Ya en la ceremonia que se desarrolló en el club Estudiantes, una tarotista conocida como "Mary la Tucumana" logró que la Presidenta se refiriera al sector agropecuario unas cinco veces. La mentalista intentó interrumpir el discurso presidencial al grito de "campo" una y otra vez. Cristina Kirchner, entonces, en sus enumeraciones de los sectores con los que había que "trabajar unidos" incorporó al agro. "Hay deseo de transformar y ayudar al otro, al que le falta, al que no pudo, a todos también, a la industria, al campo, a los trabajadores, a los educadores, a los estudiantes, a todos, porque todos somos necesarios", dijo.

Además, sostuvo que no son buenas "las divisiones o los enfrentamientos", en lo que se interpretó como un mensaje directo al campo. En su paso, Cristina Kirchner recibió decenas de cartas con pedidos de ayuda. Incluso, una nota del controvertido ex intendente santarroseño Juan Carlos Tierno (PJ): a través de un allegado, le dejó una nota en la que le pidió una consulta popular para que los argentinos decidan si es o no conveniente despenalizar el consumo de droga.

Luego del acto, la Presidenta visitó las casas inauguradas, almorzó con Jorge y regresó a Buenos Aires. Su visita duró menos de tres horas. "Nos hubiera gustado decirle que en menos de un año hay medio millón de vacas menos en La Pampa y que el cierre de las exportaciones de carne nos está perjudicando muchísimo", dijo el productor Mariano Farías.

Hubo un fortísimo operativo de seguridad, ante el temor de duras manifestaciones ruralistas. Pero no pasó a mayores. Es más, la seguridad presidencial se mezcló con los productores agropecuarios: LA NACION observó que un grupo de la custodia, terminado el operativo, se acercó para degustar el asado y discutir sobre política rural.

Por Sergio Romano.

Temas en esta nota

    Cargando...