Cambio climático impactará en la exportación de soja de Brasil

Subas de temperatura harían caer la producción 21% en 2020.

Por
13deAgostode2008a las13:10

Las exportaciones de soja de Brasil podrían disminuir más de 25% en los próximos doce años como consecuencia del cambio climático, asegura un estudio presentado en una reciente conferencia de negocios agropecuarios en San Pablo.

El informe se suma a la ya gran preocupación en torno de la escasez mundial de alimentos. Sostiene que aun incrementos moderados de temperatura podrían provocar daños significativos a varios productos agrícolas de Brasil, que en la última década se convirtió en uno de los mayores proveedores de cultivos del mundo.

Para 2020, según el estudio, el valor de seis cultivos de Brasil (arroz, café, porotos, mandioca, maíz y soja) podría caer entre 6.500 millones de reales (u$s 4.000 millones) y 7.100 millones de reales, si las temperaturas promedio subieran de 1ºC a 2ºC. “El resultado será una caída significativa de las exportaciones agrícolas de Brasil”, dijo a Financial Times Hilton Silveira Pinto, uno de los autores.

El informe se basó en modelos de cambio climático desarrollados en el Hadley Centre for Climate Prediction and Research, en Gran Bretaña, que fueron aplicados a nivel local en las 5.562 municipalidades que tiene Brasil, tarea que quedó a cargo de investigadores de la Universidad de Campinas, del estado de San Pablo, y Embrapa, un instituto de investigación agrícola del gobierno brasileño.

Se consideraron distintos cambios de temperatura en diferentes partes de Brasil, y se trazaron dos escenarios, el mejor y peor, para 2020, con aumentos promedio de temperatura de entre 1ºC y 2ºC.

El cultivo más perjudicado sería la soja, señaló Pinto. Las hectáreas apropiadas para cultivar la oleaginosa disminuirían un 21% en el mejor escenario, que asume que se tomarán medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Si las emanaciones continúan en los niveles actuales, la reducción sería de 24%

En el peor escenario, eso se traduciría en una pérdida de 11,3 millones de toneladas de soja, frente a la actual producción de 52,4 millones. El año pasado, Brasil exportó unos 38,5 millones de toneladas de porotos, harina y aceite de soja. Suponiendo que el gobierno del país mantenga su política de sólo exportar el excedente después del consumo doméstico, el estudio predice para 2020 una disminución en las exportaciones de al menos 29%.

A la inversa, la producción de caña de azúcar podría crecer drásticamente, porque es un cultivo que crece con fuerza en temperaturas elevadas y en atmósferas ricas en dióxido de carbono, uno de los principales gases del efecto invernadero.

Pinto recalcó que el informe tomó las variedades de cultivos más avanzadas que se plantan en Brasil, y señaló que el daño podría mitigarse con el desarrollo de nuevas variedades resistentes a temperaturas elevadas. Pero advirtió que pocos cultivos soportarían aumentos de temperatura superiores a 2ºC.

Traducción Mariana Oriolo.

Temas en esta nota

    Cargando...