Los bonos suben pero pierden empuje: el Descuento acumula 10% en tres días

En el mercado esperan medidas concretas para animarse a apostar de lleno a los bonos. Es que después de las últimas recuperaciones siempre vinieron fuertes bajas y el inversor desconfía. El Gobierno compró u$s 120 millones.

14deAgostode2008a las07:39

Si bien los títulos públicos tuvieron su tercera jornada consecutiva de subas, la performance empieza a demostrar cierto desgaste. Ya no hay subas del 7% como el día anterior, sino más bien alzas que alcanzan en algunos casos al 3% como el Discount en pesos, el título más líquido del mercado. Con las compras oficiales (ayer fueron u$s 120 millones) a la cabeza el mercado de renta fija resucitó en los últimos días pero está lejos de ser una alternativa de inversión que en la city se esté recomendando. Esto, a pesar incluso de los rumores sobre que el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno, tiene las horas contadas como el “controlador” oficial de la inflación. En el mercado, por el contrario, prefieren no creer. Después de todo, se “quemaron” varias veces con estos rumores (con la diferencia de que ahora desde el mismo oficialismo piden el alejamiento del “interventor” del INDEC) y saben que de pincharse la expectativa, el tenedor de títulos quedará –otra vez– enfrentando pérdidas.

“Este es un mercado para hacer trading de los que quieren sumarse a las compras oficiales. Pero si no hay un cambio de política económica, cuando terminen de adquirir bonos, éstos volverán a los niveles previos”, dice Noelia Lucini, especialista en renta fija de Capital Markets Argentina. El título emblemático, el Discount en pesos, subió desde el viernes pasado –cuando llegó a $ 96– hasta el cierre de ayer, un 10%. Esto, debido al cambio de humor que generó la estrategia oficial. Claro que aquellos que aprovecharon ese regalo ganaron dinero, pero no siempre la idea de replicar la movida oficial fue fructífera.

Según la consultora MS, de Carlos Melconian y Rodolfo Santangelo, entre junio y julio pasado el BCRA invirtió unos u$s 2.000 millones en la compra de bonos públicos (u$s 1.200 millones en junio y otros u$s 800 millones en julio), la mitad con reservas (en dólares) y la mitad en pesos contra emisión. Lo hizo después de que el precio del Discount cayera más de 25% entre abril y mayo por el conflicto con el campo. La estrategia, exitosa al fin, logró que este bono que había caído por debajo de los $ 90 a mediados de mayo (valía más de $ 110 a principios de marzo) volviera a valer $ 105. Ergo, hizo que subiera 20% pero no pudo llevarlo al precio pre crisis. La batalla perdida por el Gobierno en el Senado con respecto a las retenciones móviles sumado a las expectativas de cambios dieron un impulso adicional que llevó al Discount casi a los precios de marzo (otro 5% de aumento).

Sin embargo, dice MS, “todo el esfuerzo se abortó con la colocación a Venezuela, la ratificación de todo el Gobierno y el precio de la soja”. Por eso, sostienen que “la intervención puede servir para capear la crisis pero solo señales positivas concretas pueden mejorar las condiciones financieras para Argentina”. En términos que le interesa al inversor: si la lógica es soportar una sangrienta baja para luego esperar la ayuda oficial y salir, en el mejor de los casos, empatado, no tiene mucho sentido estar posicionado en renta fija. De ahí que los analistas no se animan a aconsejar subirse a la ola de los últimos días.

Desde Research For Traders indicaron que si bien el efecto de las compras oficiales es positivo porque disipa dudas, no atacan el problema de raíz. “Si no intervinieran los bonos bajarían, ese es el tema. No cambió nada. Tampoco lo haría, si bien la reacción del mercado sería positiva, que lo desplacen a Moreno porque la inflación está desbordada. Tiene que haber un plan económico nuevo que ataque en serio el aumento de precios, sino todo será coyuntural”, indic

Temas en esta nota

    Cargando...