Mirada dispar de economistas frente al diagnóstico de riesgo de default de Wall Street

Especialistas consultados por lanacion.com coincidieron con algunas de las advertencias de Wall Street, aunque también plantearon que la advertencia de un eventual cese de pagos es "exagerada"; críticas a Cristina por su embate contra las calificadoras.

14deAgostode2008a las12:33

El duro diagnóstico de Wall Steet según el que el riesgo de que la Argentina vuelva a caer en default "es alto", generó reacciones dispares entre economistas nacionales.

Especialistas consultados por lanacion.com sobre la evaluación, que surge de informes de bancos de inversión y analistas, de los que da cuenta LA NACION, mostraron divergencias sobre su grado de acuerdo con la advertencia llegada desde el mundo financiero de los Estados Unidos.

"Creo que los datos no tienen mucha base. Las finanzas están bastante bien", opinó Orlando Ferreres. Enseguida, el ex viceministro de Economía y miembro fundador del CEMA matizó: "No digo que no haya problemas. Hay atrasos en pagos a proveedores pero eso estuvo siempre".

En la misma línea, planteó que el año próximo "va a estar difícil" en términos financieros y que buena parte del panorama dependerá del precio del petróleo y de los granos, además de de la capacidad de pago de la Argentina.

El economista calculó que al Gobierno "le faltan 2300 millones de dólares" para que le cierren los números y que el faltante "se puede conseguir". "No es un número inmanejable", reforzó. Precisó que en 2009 la administración de Cristina Kirchner debe enfrentar vencimientos de la deuda por 20.000 millones de dólares y que la mitad de esa cifra "está cubierta" por el superávit primario.

No obstante, concedió que "el default es una amenaza siempre posible" y advirtió que los mercados en los que la Argentina podría buscar financiamiento están cerrados. "Salvo Venezuela, claro", añadió.

El economista Manuel Solanet, en cambio, enumeró los indicadores que lo llevan a coincidir del todo con la evaluación de Wall Street. "El que el Gobierno haya colocado deuda al 15,5 por ciento [en Venezuela] es un factor clave. Además, se advierten retrasos en los pagos a proveedores, contratistas y a beneficiarios de subsidios".

Para Solanet, lo que llamó "síntomas de dificultades financieras" no terminan allí. "A esto se suma la caída en los precios internacionales de los productos agrícolas que va a afectar la recaudación por retenciones y la observación de que no se toman medidas de fondo para reducir el crecimiento del gasto publico. No hay un curso de acción para un sinceramiento del sistema de precios ni para la atenuación de exigencia de subsidios", prosiguió.

Frente a este panorama, según el economista "resulta difícil imaginar cómo se van a enfrentar los vencimientos de la deuda del resto del año y de 2009".

Sin embargo, Solanet cuestionó que los analistas estadounidenses hayan hablado de "default". "No me gusta hablar de default. Creo que el uso de la palabra acentúa el riesgo de que efectivamente suceda. Prefiero hablar de que es importante tomar medidas correctivas lo antes posible", concluyó.

El diputado y economista Claudio Lozano, en tanto, coincidió con que el panorama económico es poco alentador, pero consideró "arbitrariamente exagerado" hablar de default.

"Es cierto que la Argentina ingresó en una etapa nueva, después de la fase de crecimiento fácil que se dio entre 2002 y 2007, dominada por el comportamiento deficiente y limitado de la inversión, la desaceleración del crecimiento y las menores condiciones de holgura fiscal. Además hay signos evidentes de debilitamiento en la recaudación y un aumento del gasto asociado con la inflación", enumeró.

"Esto sin duda plantea problemas nuevos, sobre todo para los pagos a futuro, pero decir que la Argentina está en riesgo de default es una exageración", opinó.

En la misma línea, apuntó con

Temas en esta nota

    Cargando...