Cobos visitó Junín y se mostró con ruralistas

A cargo del Poder Ejecutivo, fue componedor con el agro.

16deAgostode2008a las08:13

Cobos ayer en la expo-Junín, otra vez cerca de los productores agropecuarios.

La agenda del vicepresidente Julio Cobos parece estar decisivamente marcada por el conflicto del campo. Eligió pasar en la expoJunín, una muestra agropecuaria, sus primeras horas como encargado del Poder Ejecutivo, ante el viaje de la presidenta Cristina Kirchner a Paraguay. Y allí escuchó otra vez las quejas de los productores, como hace un mes, cuando su voto derribó el proyecto de aumento de retenciones a las exportaciones.

Sus interlocutores fueron claros al anticiparle que volverán las protestas a las rutas. Cobos pidió paciencia. De nuevo adoptó el rol de mediador.

Fuera de la exposición, donde visitantes y periodistas hicieron casi imposible su andar, Cobos dijo a LA NACION que no debería analizarse políticamente cada paso que da. "Hace más de un mes que me invitó mi amigo Meoni (el intendente local y a su lado en ese momento); cuando voy al teatro se preguntan por qué lo hice, en unos días voy a ir a Firmat y seguro que van a buscarle la vuelta también a eso. No hay nada raro", dijo para bajar el volumen a sus encuentros.

Sin embargo, el almuerzo con el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Francisco Alzari, tuvo picantes bocadillos sobre la situación agropecuaria.

"Los productores siguen desanimados, no se puede hablar de que se haya solucionado el problema. No van a pasar 15 días sin que se vuelva a las protestas. Mucha gente quiere salir de nuevo a las rutas, especialmente los que participan como autoconvocados, que de todas maneras son afiliados a las entidades", explicó a LA NACION el ruralista Alzari, en la misma línea de palabras que dio a Cobos. El intendente radical de Pergamino, Héctor Gutiérrez, también participó de la comida.

Componedor
El vicepresidente procuró aparecer como un componedor de la relación rota entre el Gobierno y el campo. "Deben tener un poco de paciencia, se están haciendo reuniones con la Secretaría de Agricultura", indicó.

El intento de acercamiento entre las partes lo encuentra a él mismo en una posición de crisis personal con la Presidenta. "Lo que ocurra en la relación ya no depende de mí", manifestó Cobos, que trazó nuevas diferencias en otro caso emblemático para el Gobierno, como es la estatización de Aerolíneas Argentinas, con su millonaria deuda incluida: "Hay que defender las fuentes de trabajo, pero también la cuentas del Estado, cada uno debe hacerse cargo de lo que hizo".

Quienes conocen al vicepresidente afirman que el mensaje que transmite es que no se volverá un opositor al Gobierno, pero que sí hará sentir su presencia institucional en los temas en los que tenga diferencias con los argumentos de la Casa Rosada. Moviéndose en un límite delicado, Cobos hizo ayer equilibrio para cumplir con el intendente radical Mario Meoni sin caerse hacia el foso de los enemigos oficiales. Se retiró de Junín apenas unas horas antes de la llegada de Mario Llambías, el combativo presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, que anoche realizó una asamblea de productores bonaerenses en el predio de la Sociedad Rural local.

Hoy se sumarán Luciano Miguens (SRA) y otros integrantes de la Comisión de Enlace que inaugurarán la exposición y analizarán las exigencias de las bases agropecuarias de plantear otro plan de lucha.

"Yo insisto en el consenso", fue la frase de Cobos mientras paseaba por la muestra entre gritos de apoyo de los ruralistas. Lo quiera él o no, el campo ve en el vicepresidente a su principal aliado político.

Más allá de hacer visible su figura en un lugar aún en combate con el Gobierno, el vicepresidente llegó aquí a delinear las próximas jugadas de los radicales K con Meoni, uno de sus hombres de mayor confianza e integrante de la mesa chica de decisiones de Cobos, la

Temas en esta nota

    Cargando...