Los ruralistas amenazaron con otro paro

Hubo asambleas en Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe, de la Federación Agraria y autoconvocados; duras críticas al Gobierno.

Por
19deAgostode2008a las07:14

 Insatisfecho por la falta de respuestas a sus demandas, el campo volvió a salir a las rutas para protestar y amenazó con un nuevo paro. Ayer, dirigentes de la Federación Agraria Argentina (FAA) y un grupo de productores autoconvocados se movilizaron en esta localidad entrerriana, aunque también hubo masivas asambleas de ruralistas en Empalme (Santa Fe) y en Río Primero (Córdoba).

En el emblemático kilómetro 53 de la ruta 14, donde todavía quedan restos de cubiertas quemadas durante los piquetes que conmovieron al sur de Entre Ríos hasta hace dos meses, el director de la Federación Agraria en esta provincia, Alfredo De Angeli, volvió a liderar ayer por la tarde un corte de ruta -aunque parcial- durante una hora. En ese tiempo se realizó una caldeada asamblea de productores que reclamó soluciones para los reclamos del sector y amenazó al Gobierno nacional con un nuevo paro agropecuario.

Por la mañana, en una concentración similar en Villa Constitución, Santa Fe, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, había puesto plazo: si antes de fin de mes no hay respuestas, en septiembre habrá un nuevo paro agropecuario (de lo que se informa por separado).

"Estamos peor que el 11 de marzo [cuando el Gobierno anunció las frustradas retenciones móviles]; han subido mucho los insumos; no se han resuelto los problemas de la ganadería y la lechería, y de economías regionales sólo hubo promesas", dijo De Angeli antes de dejarles la palabra a los asambleístas, que fueron todavía más duros.

"El gobierno nacional tiene otros problemas graves como el nuestro, y tenemos que cuidarnos de no servir como una cortina de humo para taparlos", advirtió el ruralista ante un millar de manifestantes.

Es que la crisis agropecuaria, que se extendió durante cuatro meses, está lejos de cerrarse: para el sábado próximo se organiza una asamblea ganadera en Olavarría, donde se analizará la situación del sector, afectado por las restricciones a las exportaciones de carne y los precios máximos de la hacienda.

El campo se queja del cierre de los embarques de quesos y las complicaciones para la venta de granos al exterior. También hay críticas por el bajo precio de la leche, que no alcanza a cubrir el costo de producción, y en Entre Ríos hubo cuestionamientos por el "impuestazo" que el gobernador kirchnerista Sergio Urribarri anunció para el sector: una suba del 75 por ciento del gravamen inmobiliario rural.

El vocero de las medidas más duras fue el vicedirector de la Federación Agraria entrerriana, Juan Echeverría: "Vamos a hacer un precalentamiento cortito; no tenemos mucho tiempo. El 30 de agosto nos concentramos en el acceso al túnel subfluvial [en Paraná] y a partir de ese día endureceremos la lucha todo lo necesario, con cortes de ruta, con paro o con lo que sea".

Productores de toda la provincia y de localidades lejanas, de La Pampa, Misiones, Corrientes, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, llegaron hasta aquí. También lo hizo el piquetero Raúl Castells, cuyos seguidores, durante la movilización, repartieron volantes con un expreso pedido de renuncia a la presidenta Cristina Kirchner. Luego, De Angeli, desde el palco y sin referirse a Castells, se distanciaría del pedido.

Los reclamos más duros se oyeron de boca de las mujeres. Toni Caldentei, de Pergamino, denunció "un acoso fiscal" por parte del gobernador Daniel Scioli. "Cuando me preguntan a qué me dedico, les digo la mala palabra: «Soy agropecuaria»", se quejó a LA NACION Marta, una productora ganadera de Diamante.

Temas en esta nota

    Cargando...