El Gobierno pedirá créditos excepcionales al Banco Nación para sumar financiamiento

Cristina Fernández se expondrá a un duro debate en el Congreso, donde no tiene garantías de una mayoría automática para aprobar el nuevo presupuesto. El artículo más polémico modifica la Carta Orgánica del Nación para permitir préstamos al Tesoro por el 30% de los depósitos del sector público.

19deAgostode2008a las07:56

El Gobierno decidió echar mano al Banco Nación para llegar a fin de año. El proyecto de ampliación del Presupuesto Nacional que el Ejecutivo enviará al Congreso en los próximos días, propone una reforma en la Carta Orgánica de la principal entidad financiera pública de forma tal de permitir préstamos al Tesoro que en la actualidad se encuentran prohibidos por Ley. También se blanquea que la recaudación será 38.287 millones de pesos por encima de lo previsto y se distribuyen $ 33.994 millones de gasto adicional que tendrán a Planificación como principal destinatario.

Según el texto del proyecto al que accedió El Cronista, el Banco Nación podrá financiar al Gobierno siempre que el monto no supere el 30% del total de los depósitos que posea el sector público, incluyeron los recursos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) y siempre que se utilice para inversión pública o pagar deuda. En su artículo 25, la normativa vigente precisa que “el Banco no podrá conceder créditos a la Nación, provincias o municipalidades”. Sin embargo, la decisión de flexibilizar la restricción para préstamos se justificó debido a la existencia de necesidades “impostergables” que no pueden ser cubiertas “en el actual contexto financiero”.

Las transferencias de utilidades del Banco Central, los fondos de ANSeS, el ahorro de la AFIP y las ganancias de la Lotería Nacional no fueron suficientes para cerrar las cuentas públicas. Con los mercados de capitales cerrados para la Argentina, el Palacio de Hacienda decidió acudir al Banco Nación como luego de agotar todas las ventanillas posibles para conseguir más recursos.

Además de proyectar un fuerte alza de la recaudación (22% por arriba de lo Presupuestado), el Estado previó contar con fuentes de ingresos alternativas. Una de la más polémica son los recursos de la ANSeS, que según el proyecto aportará $ 12.286 millones de los ahorros registrados en años previos.

Pese a las sugerencias de aprobar los cambios por Decreto de Necesidad y Urgencia, la presidenta Cristina Fernández mantiene la decisión política de no utilizar ese instrumento y girarlo para su tratamiento en el Congreso.

Se prevé que, al igual que con las retenciones o la estatización de Aerolíneas, la iniciativa generará un debate legislativo donde el oficialismo volverá a poner a prueba su mayoría, ahora limitada.

A lo largo del año, mediante el uso de los superpoderes, el Jefe de Gabinete modificó el Presupuesto aprobado en diciembre último por el Legislativo. De un superávit total (con los intereses de la deuda) previsto en $ 7.976 millones se pasó a un excedente de apenas $ 4.596 millones luego de las modificaciones realizadas que en su mayoría tuvieron como fin elevar los subsidios al sector privado. De aprobarse el proyecto del Ejecutivo, el superávit estimado ascendería a $ 8.890 millones, cifra cercana a la original.

El Ministerio de Planificación recibirá $ 10.379 millones, que se sumarán a los $ 25.443 millones ya asignados, y resultará el principal ganador de la ampliación presupuestaria. El Ministerio de Trabajo obtendrá $ 5.576 millones, Educación $ 2.250 millones y Defensa $ 1.138 millones. En tanto $ 4.040 millones se destinarán al pago de la deuda.

Para el Banco Central la reforma significará un problema adicional, ya que la liquidez del Banco Nación contribuyó en los últimos meses al cumplimiento de las metas del programa monetario mediante la compra de los instrumentos emitidos por la entidad. De prosperar la inic

Temas en esta nota

    Cargando...