Proyectan que los commodities agrícolas seguirán para abajo

Distintos informes privados prevén que los precios internacionales de los granos continuarán cayendo. La soja perdió 23% desde sus máximos de hace 45 días.

Por
20deAgostode2008a las07:19

Las luces amarillas que se encendieron a nivel mundial el día después de que la soja tocó un nuevo récord histórico, el 3 de julio último, podrían seguir en los próximos meses y algunos economistas se animan incluso a hablar de un cambio de tendencia. El escenario internacional con commodities con precios por las nubes podría estar llegando a su fin, indican diversos informes, que recuerdan que la recaudación argentina es cada vez más dependiente de las retenciones y que el superávit fiscal podría transformarse en déficit.

La crisis financiera en Estados Unidos y su rebote en Europa, más algunas medidas de China tendientes a enfriar su demanda de commodities, podrían provocar una mayor caída en los precios internacionales de los granos, dicen los distintos reportes.

“Para los próximos meses se esperan bajas y mayor volatilidad en los precios internacionales de commodities de la mano de una creciente sensación de enfriamiento en Estados Unidos, Europa y Japón”, alerta la Universidad del Salvador. El Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) llega a una conclusión similar y pronostica “un cuadro menos propicio para las economías latinoamericanas, que la incipiente caída en los precios de commodities parece ratificar”, consignó en su informe macroeconómico de agosto. También el IAE de la Universidad Austral dedica su último reporte macroeconómico a formular interrogantes respecto de la cotización futura de los granos.

La soja perdió 23% desde que, a principios de julio, tocó u$s 609 por tonelada en Chicago. Esto afecta a la Argentina, que es más dependiente del valor del producto desde que, en noviembre último, llevó la retención de 27% a 35%. “Una desaceleración en el crecimiento de los recursos tributarios en los próximos meses profundizaría las señales negativas que se han advertido en los últimos meses en el comportamiento de los ingresos fiscales, en un contexto de persistente aumento del gasto público”, señaló el IAEF.

Para Osvaldo Cado, economista de la consultora Prefinex, el cambio de tendencia en el precio de las materias ya se percibe y podría complicar a las finanzas argentinas. “No sólo preocupa la depreciación de las commodities, sino la también la apreciación del dólar. Ambos factores pueden complicar la recaudación”, estimó.

Los precios de los commodities, de alta volatilidad, sufrieron oscilaciones más pronunciadas en el último mes. El lunes, por ejemplo, la soja subió casi 6%, aunque ayer volvió a caer y se encuentra u$s 140 por debajo de sus máximos. Se estima que cerca de 30% del precio de la oleaginosa corresponde a factores especulativos (fondos de inversión), lo que ata parte de la recaudación nacional a la entrada y salida de capitales financieros en las posiciones granarias.

Sin embargo, la soja cuesta 47% más que a principios de año. Por otro lado, ya en febrero distintos informes pronosticaron el fin del boom de las materias primas, algo que no sucedió posteriormente. Marina Dal Poggetto, economista del Estudio Bein, dijo que “las caídas, que parecen fuertes, puestas en contexto no lo son tanto”. Bein estima que, aún volviendo a los valores de principios de año, al Estado le quedarían $ 29.000 millones en concepto de retenciones. “Argentina está muy apalancada en las commodities, tanto por el lado de las cuentas fiscales como en el sector externo”, dijo Dal Poggetto.

Una caída en los valores de los granos también incidiría en la balanza comercial y complicaría así los superávits gemelos.

Por Esteban Rafaele.

Temas en esta nota

    Cargando...